Buscar

Halloween: ¿Cómo se celebraba esta tradición en su origen?

31/10/2017 - 12:28
  • La fiesta no siempre se ha considerado como una noche misteriosa
  • El festivo anual tiene sus raíces en antiguas tradiciones celtas y romanas
  • Cuando el cristianismo llega a los pueblos, el folclore sufre una notable transformación
Calabazas de Halloween. Imagen: Pixabay

Halloween es una de las tradiciones más antiguas que se celebran hoy en día y es una de las fiestas más populares después de Navidad. Mientras que hay millones de personas que veneran Halloween casi sin conocer a fondo sus orígenes y mitos, la historia y los hechos de esta festividad hacen que sea aún más fascinante.

Algunas personas ven Halloween como una ocasión perfecta para divertirse, ponerse disfraces terroríficos, hacer truco o trato y asistir a fiestas con temática de horror. Otros lo ven como un día en que las supersticiones, fantasmas y espíritus malignos deben evitarse a toda costa. El verdadero origen, sin embargo, no siempre se ha considerado como una oda a lo malvado.

Halloween es un día festivo anual que se celebra cada año el 31 de octubre y tiene raíces en antiguas tradiciones celtas y romanas. Los romanos conmemoraban la fiesta Feralia al descanso y la paz de los difuntos, haciendo sacrificios y elevando todo tipo de plegarias a sus dioses paganos. Pero con anterioridad, ya muchos pueblos celtas de Irlanda, Gales, Escocia o el norte de Francia, celebraban la festividad llamada Samhain.

El antiguo ritual celta de Samhain era un festival que tenía lugar entre finales de octubre y principios de noviembre. Se realizaba a modo de año nuevo el final de temporada de cosechas y comienzo del invierno. Los druidas celtas creían que el 31 de octubre algunos elementos como la magia y las brujas gozaban de un mayor poder y que los fantasmas venían de entre los muertos a llevarse consigo a los vivos.

Razón por la que encendían enormes fogatas, hacían conjuros y bailaban alrededor con disfraces para ahuyentar a los fantasmas. Algunas personas dejaban dulces o comida en la puerta de sus casas con intención de que los difuntos se fueran contentos y les dejaran en paz, tal y como contaban las leyendas.

Cuando el cristianismo llega a los pueblos célticos con el Papa Gregorio IV, la tradición del Samhain no desaparece, pero sufre una transformación en el paso de los años. Según el calendario gregoriano, el 1 de noviembre pasó a ser oficialmente el día de Todos los Santos y el Samhain, la víspera de Todos los Santos, pasó a nombrarse All-Hallow's Eve; lo que deviene la contracción actual de la expresión inglesa Halloween.

Halloween. Imagen: Pixabay

Halloween llega a América

A mediados del siglo XVIII, la celebración de Halloween fue extremadamente limitada en Nueva Inglaterra debido a las estrictas creencias protestantes. Comenzó a surgir una versión distintivamente estadounidense de Halloween. Las primeras conmemoraciones incluyeron eventos públicos para celebrar la época de la cosecha, en la que los vecinos comparten historias de fantasmas, narrando la fortuna de los demás, haciendo bromas y haciendo bailes tradicionales.

En la segunda mitad del siglo XIX, América se inundó de nuevos inmigrantes de origen céltico, haciendo evolucionar Halloween en Estados Unidos desentendiendose de la tradición cristiana. Fue así como Halloween se convirtió en una noche de misterio, brujas, fantasmas, mitos y leyendas sin que se pierda el ánimo festivo y el buen humor con la entrada de 'Truco o trato'.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.