Buscar

EN DIRECTO
Siga un duelo decisivo de la Champions: Juventus vs Barcelona

¿Por qué si el sudor no tiene olor te huelen tanto los pies?

7/11/2017 - 13:56
  • Es una respuesta a una estimulación nerviosa, temperatura ambiental o actividad física
  • Se expulsa a través de la piel y está compuesto por algunas sustancias orgánicas
  • Un mecanismo natural del organismo para regular la temperatura corporal
Pies. Imagen: Gettyimages

La sudoración es una de las formas principales que tiene el cuerpo de deshacerse del calor corporal producido por el metabolismo y los músculos que lo trabajan. El sudor se puede hacer en respuesta a una estimulación nerviosa, temperatura ambiental o del ejercicio. Y aunque siempre estemos sudando por un motivo u otro, la cantidad producida depende de nuestros diferentes estados emocionales y actividad física.

Este fluido que se expulsa a través de la piel es secretado por las glándulas sudoríparas y está compuesto por agua, sal, minerales, sustancias orgánicas y urea. Como hemos dicho en el párrafo anterior, la transpiración es el mecanismo natural del organismo para regular la temperatura corporal, pero también cumple la función de eliminar toxinas. Es por esta razón que cuando estamos enfermos combatimos la infección sudando.

Algunas zonas donde es más común que se produzca el sudor de forma preferente es en las axilas, los pies y las manos, aunque se puede extender por toda la superficie de la piel a causa de algunos factores como la temperatura elevada o la práctica de una actividad física intensa. Sin exagerar, podemos sudar un promedio de 2 litros o el doble si el ejercicio se ejecuta en una zona muy calurosa.

El olor del sudor y por qué huelen los pies

A pesar de que el sudor es inodoro, las glándulas que se ubican en las axilas, pubis y pies, secretan una serie de ácidos grasos y proteínas que fermentan la acción de las bacterias que hay en la piel emitiendo un olor desagradable. Pero también puede deberse por la acumulación de restos en los zapatos, ya que éstos no se cambian ni se lavan de forma habitual.

La función de las glándulas sudoríparas es mantener la piel húmeda y, por lo tanto, flexible y regular a la temperatura cuando hace calor o mientras se hace ejercicio. Y aunque este tipo de glándulas están repartidas en todo el cuerpo, las que están en los pies secretan todo tipo de sustancias no sólo como respuesta al calor o al ejercicio: los pies huelen cuando las bacterias en la piel descompone el sudor liberando un hedor desagradable.

Una forma de evitar los pies malolientes es no usar los zapatos más de dos días seguidos o utilizar calzado transpirable. Es importante lavarlos todos los días y secarlos a fondo, especialmente entre los dedos de los pies. Además, se deben usar calcetines limpios todos los días; de algodón o lana son mucho mejores que los de nylon.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.