Buscar

EN DIRECTO
Siga un duelo decisivo de la Champions: Juventus vs Barcelona

Un loro pidiendo ayuda pone en jaque a la policía

8/11/2017 - 13:51
  • Un repartidor escuchó gritos de auxilio dentro de un domicilio
  • El Sheriff del condado de Clackamas se sorprendió tras ver al responsable
Más noticias sobre:
Loro. Imagen: Pixabay

Los gritos de ayuda perforaron el aire mientras un repartidor de UPS estaba de servicio entregando paquetes a domicilio. Salió de su ruta alrededor de las 19:45 cuando escuchó lo que parecía ser una persona en grave peligro dentro de una casa con sede en Clackamas, Oregon. El conductor llamó a su esposa, quien llamó posteriormente al 911.

El trabajador de la empresa de mensajería UPS esperó cerca de la residencia hasta que llegaran los servicios de emergencia para socorrer a la hipotética víctima. Cuando el Sheriff del condado de Clackamas se presentó, se acercó cautelosamente a la vivienda preocupado de que alguien pudiera estar en serios problemas. Sin embargo, en el momento que el agente vio al responsable de los gritos, dejó escapar un suspiro de alivio: era un loro.

La cuenta de Twitter del departamento de Sheriff de Clackamas compartió la foto de Sanders con Diego, como un recuerdo que se debía inmortalizar. Y después de una investigación muy breve, se determinó que no había sucedido ningún acontecimiento problemático ni peligroso.

Los loros tienen la capacidad de hablar: poseen una siringe, una membrana parecida a la laringe que les permite realizar dos sonidos simultáneamente. Además, poseen una larga lengua que les permite reproducir sonidos o voces que escuchan. Probablemente Diego escuchó el sonido de pedir "ayuda" y lo repitió hasta que se dió este curioso acontecimiento.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.