Buscar

El vídeo que muestra la transformación de las hormigas zombi

14/11/2017 - 13:58
  • Hace que los insectos vivan y mueran con el propósito de ayudar al hongo
  • Quedan privados del control de su cuerpo, obligandolas a trepar y escalar vegetación
Más noticias sobre:
Hormiga. Imagen: Pixabay

Un estudio ha detallado el comportamiento del hongo Ophiocordyceps Unilateralis, un parásito cerebral que afecta a las hormigas carpinteras en Brasil. El fenómeno hace que los insectos se conviertan en "hormigas zombis" que viven y mueren con el único propósito de ayudar al hongo a crecer y reproducirse indefinidamente.

Bajo la infección del hongo, las hormigas carpinteras quedan privadas del control de su cuerpo; se mueven de forma aleatoria y trepan por las plantas para liberar ahí sus esporas. Ophiocordyceps Unilateralis es un parásito que obliga a las hormigas escalar la vegetación y morder la parte inferior de las hojas o ramas, donde muere. A medida que el hongo crece en el cadáver de la hormiga, produce un tallo que puede sobresalir de la cabeza y expulsar esporas que pueden infectar a otros insectos.

Para comprender mejor cómo estos parásitos microbianos controlan el comportamiento de la hormiga carpintera, en el vídeo se puede observar las interacciones a nivel celular entre el parásito y el insecto en cuestión. Cada uno de los insectos que aparecen en el vídeo, están situados en la superficie de una hoja o rama y el parásito afecta de una forma diferente a cada uno.

Algunos investigadores utilizaron microscopios electrónicos para determinar mediante imágenes 3D la ubicación y la actividad de los hongos dentro de las hormigas. Descubrieron que las células Ophiocordyceps Unilateralis era como una especie de red biológica que afectaba a todo el cuerpo de la hormiga, controlando así su comportamiento.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.