Buscar

James Cameron desmiente la teoría más polémica sobre el final de Titanic

29/11/2017 - 14:18
  • La trágica muerte de Jack Dawson continúa siendo uno de los temas más debatidos
  • El director reconoce que fue una elección artística por "tratar la muerte y separación"
Más noticias sobre:
Titanic. Imagen: James Cameron

Han pasado 20 años desde el estreno de Titanic de James Cameron en la gran pantalla pero la trágica muerte de Jack Dawson continúa siendo uno de los temas más debatidos. ¿Estaba realmente condenado a morir? ¿Podría Rose haber cedido un poco de sitio a su amante? El director de uno de los finales más polémicos de la historia del cine ha querido zanjar esas teorías de una vez por todas.

Cerca del final de la película, Rose y Jack flotan en el mar después de que el 'Titanic' se partiera en dos y se hundiera. La pareja encontró una puerta rota en la superficie y después de tener algunos problemas para subir en ella, Jack decide quedarse en el agua para que Rose sobreviva. Finalmente, nuestro protagonista muere a causa de la temperatura extremadamente fría del océano.

A pesar de que la película es de 1997, la desgarradora secuencia hace preguntarse por qué Jack no trató de subir a la puerta y sobrevivir del hundimiento del barco. James Cameron reconoció que la muerte de Jack Dawson fue una elección artística, principalmente porque la película "trata sobre la muerte y la separación".

James Cameron en Titanic. Imagen: James Cameron

Harto de tantos años de especulaciones y polémicas sobre el final de Titanic, ha explicado que él mismo comprobó la física de la tabla de madera para medir su flotabilidad:

"Yo estuve en el agua con la pieza de madera colocando a la gente sobre ella durante aproximadamente dos días y estudiando con exactitud si era lo suficientemente boyante como para que soportara el peso de una persona con espacio libre completo, lo que significa que su cuerpo no estaba inmerso en el agua para que pudiera sobrevivir las tres horas que duró hasta que llegó el barco de rescate" agrega el director.

Por tanto, sólo uno de los dos podía salvarse.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.