Buscar

El motivo por el que no debes envolver el queso en papel transparente

9:17 - 2/12/2017
  • Vienen envueltos con un plástico especial para conservarlo adecuadamente
  • Es un alimento elaborado a base de leche cuajada, muy sensible a la humedad
Más noticias sobre:
Queso. Imagen: Pixabay

Cuando vamos a la sección de quesos, es muy fácil entusiasmarse y comprar más queso del que podrías comer en un sólo día. Esto lleva a vernos en la obligación de almacenarlo en un compartimento o envolverlo con papel transparente, pero no es la opción más recomendada por diversos motivos.

Generalmente, los quesos vienen envueltos con un plástico especial para conservarlo adecuadamente hasta que se abre. Los quesos son pequeñas cuñas llenas de vida; es un alimento elaborado a base de leche cuajada, y como tal, necesitan respirar. Enrollarlos con papel transparente sólo hace impedir que se escape la humedad, por lo que puede producir la aparición de moho y sabor de film.

La conservación del queso puede tomar un poco más de tiempo, pero existen métodos al alcance de cualquier "quesero". Por medio de los consejos que damos a continuación el sabor del queso se mantendrá durante mucho más tiempo y evitaremos la aparición de humedad en las cuñas; lo que en muchas ocasiones nos ha llevado a tirar y desperdiciar el coste del queso.

Tabla de quesos. Imagen: Pixabay

Consejos para conservar adecuadamente el queso

En primer lugar, si no tienes intención de comer queso de inmediato, o bien puedes dejarlo tal cual lo compraste (si viene con papel de queso), o retirarlo del plástico que lo envuelve para guardarlo en una quesera. Se recomienda mantener el queso alejado del refrigerador; por lo que tendremos que encontrar un lugar adecuado para que el queso respire a temperatura ambiente.

Otro método para conservar el queso, es mantener los quesos rellenos de agua o salmuera en su líquido original. Eso sí, tendremos que acordarnos de cambiar el agua cada pocos días si todavía queda queso por consumir.

También puedes crear el mismo ambiente respirable y húmedo con cosas que ya tienes en tu cocina. Una de las formas es envolver el queso con papel de horno, asegurarlo con cinta de pintor y etiquetando el nombre del queso y la fecha de compra para consumirlo lo antes posible. En caso de que prefieras conservarlo en la nevera, lo aconsejable es meter el queso en un recipiente de plástico sellable, lo que evita que absorban olores al mismo tiempo de que les da espacio para respirar.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 8

#1
02-12-2017 / 11:32
Uno cualquiera
Puntuación 27

Dice de no meter el queso en el refrigerador, y donde lo tienen los supermercados cuando vamos a comprarlo?

#2
02-12-2017 / 12:00
Que pasada de artículo
Puntuación 6

Es todo un notición.

#3
02-12-2017 / 13:17
No se yo si...
Puntuación 12

Pues para mi la forma mejor es precisamente en papel film transparente y en la nevera.

#4
02-12-2017 / 13:29
Que asco
Puntuación -37

Lo mejor es no comer esa leche podrida, ni el jamón, cadaver de cerdo.

#5
02-12-2017 / 13:48
Rafael Gonzalez
Puntuación 11

he picado leyendo la basofia de articulo, el que lo ha/hayan escritos si tienen q meterse en una quesera

#6
02-12-2017 / 17:34
_pacifico_
Puntuación 13

luego va sanidad a la tienda o el super y lo primero que hacen es decirte que porque no está en el frío metido

#7
02-12-2017 / 20:42
Sandra
Puntuación 0

El articulito se las trae.

#8
02-12-2017 / 20:57
Patrocinador de la noticia Queserías el Hedor
Puntuación 1

La mejor forma de elaborar queso fresco instantáneo es envolver los pinreles en film y cuando hayan fermentado se introducen en un barreño de leche fresca de cabra, vaca , oveja o mezcla de las tres.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.