Buscar

Seguro que no imaginabas que fabricar un espejo fuese tan espectacular

6/12/2017 - 11:58
  • Se utilizan con fines prácticos, como ver nuestra apariencia o para ver lo que hay detrás
  • Es un objeto que refleja la luz de tal manera que proyecta las características físicas
  • Se fabrican aplicando un revestimiento reflectante a un sustrato de vidrio
Como se hace un espejo. Imagen: Twitter/@fierasdelainge

Los espejos se utilizan con fines prácticos: ver nuestra apariencia, examinar lo que hay detrás de nosotros en la carretera por los retrovisores o para fabricar instrumentos de investigación científica como telescopios. Los espejos han evolucionado desde superficies de metal pulido hasta cristaleras transparentes y espejos de baño, pero probablemente nunca hayas visto cómo se hace uno.

La naturaleza de los espejos es básica: es un objeto que refleja la luz de tal manera que, para la luz incidente en un rango de longitudes de onda, ésta proyecta las características físicas detalladas de la luz original en la superficie acristalada. El tipo de espejo más popular es el espejo plano que podemos encontrar en los cuartos de baño, espejos de bolsillo o retrovisores de vehículos.

Pero, ¿cómo consiguen que se pueda reflectar una imagen en esa superficie de cristal? Los espejos se fabrican aplicando un revestimiento reflectante a un sustrato adecuado. El sustrato del que hablamos -y más común- es el vidrio debido a su transparencia, facilidad de fabricación, rigidez, y capacidad para obtener un acabado liso.

En este vídeo publicado en Twitter por Fieras de la Ingeniería, resume en 58 segundos el proceso de la fabricación de un espejo. En primer lugar se prepara una reacción química de nitrato de plata con amoníaco puro. Juntos crean el efecto de una nube marrón, pero cuando se mezclan da como resultado un líquido traslúcido que, en última instancia, se vierte en una superficie lisa.

El recubrimiento reflectante se aplica a la superficie posterior del vidrio, de modo que el lado reflejante del revestimiento está protegido contra la corrosión y el daño accidental en un lado. El revestimiento en sí y la pintura opcional, garantizan una mayor protección de la otra cara del espejo.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.