Buscar

Echarse pegamento en los ojos, un error más habitual de lo que parece

3/01/2018 - 16:18
  • Se presentó en el hospital con dolor severo en el ojo izquierdo y visión borrosa
  • No es el primer caso en que un paciente tiene una confusión de este tipo
  • Los envases son sorprendentemente similares en tamaño, forma y mecanismo
Más noticias sobre:
Echarse gotas en los ojos. Imagen: Gettyimages

Algunos médicos de Reino Unido han pedido que se realice un cambio en las etiquetas de superglue después de que un hombre de 64 años acudiera al hospital por una terrible confusión: se ponía pegamento para uñas en lugar de gotas para los ojos.

Según el informe, se presentó ante el Oxford Eye Hospital con dolor severo en el ojo izquierdo y visión borrosa. Dijo que había confundido la botella de pegamento de rápida acción que se usa para pegar las uñas postizas con las gotas para los ojos de Timolol que le habían recetado después de una cirugía ocular. Y aparentemente, no es el único.

Los envases son sorprendentemente similares en tamaño, forma y mecanismo de apertura, por lo que se puede confundir fácilmente, y más aún si estás recuperándote de una operación de cataratas como en el caso de este hombre.

Envase de pegamento y gotas para ojos. Imagen: Yusuf y Patel / Ncbi

El paciente en cuestión, tan pronto como se dio cuenta de su error, se lavó el ojo con agua. Aún así, sus párpados quedaron pegados y el pegamento tuvo que ser eliminado cuidadosamente mediante unas pinzas y una lámpara de hendidura.

Los médicos señalaron que podría haber sido mucho pero, y este es solo un ejemplo de una larga lista de tales incidentes. De hecho, en este artículo dicen que saben exactamente cuándo la gente comenzó a poner pegamento para uñas en sus ojos en lugar de gotas.

Cuando se escribió el artículo, se habían publicado 36 informes de lesiones oculares relacionadas con el pegamento para uñas. Es probable que se hayan registrado algunos más desde entonces, razón por la que muchas marcas de superglue ahora usan envases que se parecen más a los esmaltes de uñas. Sin embargo, todavía hay algunos que parecen gotas para ojos, y hasta que esto no cambie, este tipo de accidentes continuarán ocurriendo.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.