Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

Así es Pooh, el gato biónico que se ha convertido en la revolución de internet

5/01/2018 - 13:27
  • Es el primer gato de Bulgaria con un par de extremidades biónicas
  • Vladislav Zlatinov fue el cirujano veterinario que le dio esta segunda oportunidad
  • El animal tiene un par de patas implantadas que le permiten correr y jugar
Más noticias sobre:
Pooh. Imagen: Telegraph

Un gato llamado Pooh está viviendo una segunda oportunidad gracias a una operación que se llevó a cabo en Bulgaria. Después de haber perdido sus dos patas en un trágico accidente con tan solo un año de vida, Pooh se ha convertido en el primer gato del país con un par de extremidades biónicas diseñadas especialmente para el animal.

Zlatinov imitando un procedimiento que se realizó por primera vez en 2009, perforó ambos huesos del tobillo para implementar una clavija de titanio. Sin implantes comerciales disponibles, las piezas biónicas tenían que estar hechas a medida: las prótesis usan un recubrimiento especial denominado hidroxiapatita, que ayuda a que el hueso y la piel crezcan sobre el metal.

Al final de la compleja cirugía, fue considerada un éxito. Pooh tiene un par de patas de titanio implantadas en su cuerpo que le permiten correr y jugar como cualquier otro gato.

Pooh. Imagen: Telegraph

Pooh. Imagen: Telegraph

Pooh. Imagen: Telegraph

Después de los seis meses de la recuperación de Pooh, Zlatinov ha realizado la misma intervención hasta tres veces. El cirujano veterinario espera que tarde o temprano este tipo de operaciones sea lo suficientemente asequible para que todas aquellas mascotas a las que les faltan extremidades, puedan tener esa segunda oportunidad que se merecen.

Steven. Imagen: Telegraph

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.