Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

La palabra que jamás debes usar para pedir perdón

16:44 - 6/01/2018
  • Pedir disculpas puede verse seriamente menoscabada por el contexto en que se ha dicho
  • Un perdón mal expresado puede dar como resultado más ira y un enfado duradero
Pareja discutiendo. Imagen: Shooterstock

En rara ocasión dudamos en murmurar un "lo siento"cuando tropezamos accidentalmente con un desconocido o abrimos una puerta en el momento inapropiado. Estas disculpas son fáciles de pronunciar y generalmente son aceptadas con una respuesta como "No pasa nada". Pero la cosa cambia cuando éstas palabras se necesitan para rectificar un acto o una inacción verdaderamente hiriente.

En algunas circunstancias, pedir  "perdón" o decir "lo siento" son expresiones que no nos permiten articular palabra. E incluso cuando se ofrece una disculpa con las mejores intenciones, puede verse seriamente menoscabada por el contexto en que está dicha. En lugar de erradicar el dolor emocional causado por la afrenta, una disculpa mal expresada puede dar como resultado más ira y un enfado duradero y socavar una relación importante.

La vida se expone a un montón de desafíos cuando se trata de disculparse, especialmente cuando pensábamos que teníamos razón o que la parte ofendida estaba siendo demasiado dramática. Una disculpa debe poner por encima a la persona que, por cualquier razón, se ha ofendido, antes que nuestra cabezonería de tener siempre razón.

Una disculpa sincera puede ser una poderosa medicina con un sorprendente valor tanto para el donante como para el receptor. Sin embargo, cometemos un error que marca un antes y un después en nuestra relación con la persona afectada.

Enfadarse. Imagen: Pexels

Es difícil asumir la responsabilidad directa e inequívoca de nuestras acciones

Mencionar "pero" después de una disculpa es lo peor que se puede hacer; es una excusa que contrarresta la sinceridad del "perdón".

Tampoco debería ser parte de una disculpa un  "¿Me perdonas?". La parte ofendida puede aceptar la disculpa sincera, pero aún no estar preparado para perdonar la transgresión. El perdón, si llega, puede depender de una demostración futura de que la afrenta no se repetirá.

En cuanto a por qué a muchas personas les resulta difícil ofrecer una disculpa sincera y sin trabas, según el Doctor Lerner en New York Times, es porque, generalmente, siempre estamos a la defensiva. Es muy difícil asumir la responsabilidad directa e inequívoca de nuestras acciones. Se necesita una gran cantidad de madurez para poner a la otra persona por encima de nuestra imperiosa necesidad de tener razón.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 5

#1
06-01-2018 / 21:45
Landon
Puntuación 3

Lo mejor para pedir un perdón apropiado es ponerte de rodillas y rajarte la barriga con un cuchillo jamonero(se supone afilado por estas fechas) y dejar que la naturaleza siga su curso.

Menudo reportaje, no han caído en que el ofendido tenga otras rencillas difíciles de reparar y una serie de cosas que hacen infantil el debate.

#2
06-01-2018 / 21:50
Landon
Puntuación -3

Lo mejor para pedir un perdón apropiado es ponerte de rodillas y rajar te la barriga con un cuchillo jamonero(se supone afilado por estas fechas) y dejar que la naturaleza siga su curso.

Menudo reportaje, no han caído en que el ofendido tenga otras rencillas difíciles de reparar y una serie de cosas que hacen infantil el debate.

#3
06-01-2018 / 22:43
JUANCARLES
Puntuación 7

SE DICE:

"LO SIENTO,ME HE EQUIVOCADO,NO VOLVERÁ A OCURRIR"

#4
07-01-2018 / 04:33
El perdón existe, pero el engaño tambien
Puntuación 7

Recordad Sres. reporteros que cuando se infringe un dolor o menoscabo por una acción voluntaria o involuntaria, entran en funcionamiento principalmente dos de nuestros sistemas, el límbico y el nervioso.

El límbico nos hace poner en guardia en base a experiencias pasadas o ante la sorpresa acaecida por el daño infringido desde una persona que NO esperábamos se comportara de ese modo. En ese sentido si las palabras del “perdón” se sienten sinceras, este sistema se apaga mas o menos rápido, aunque quede en nuestro interior un aumento de la sensibilidad que se manifestará en el futuro si se repiten escenas parecidas.

El sistema nervioso NO se apaga con tanta facilidad y uno de los métodos mas eficaces es que en menos de un minuto, el infractor, haga ver de manera sincera a la persona infringida, que considera a dicha persona con valores altos de persona y DEBE ENUMERARLOS como acto de gran voluntad. En ese momento debe sentirse amor o respeto, según el caso, y solo así el perdón tiene gran efectividad.

Pero…. Recordemos que para “un crimen perfecto se necesita una víctima perfecta” y si la perdona agraviada tiene antecedentes graves de menosprecio o falta de consideración, la efectividad del perdón se puede ver mermada de manera significativa y puede que el perdón no tenga efectividad y por el contrario se convierta en un arma retroalimentada y retro dirigida hacia y en contra de la persona que de manera sincera y respetuosa hay ofrecido su mas sincera disculpa o perdón.

Lo mejor? Ser cuidadoso y no perder el respeto por nadie, como últimamente sucede en nuestro mundo y cuidarse de no hacer daño. Si es así y se conoce la voluntad de la persona infractora a no hacer daño, el perdón es mejor considerado.

#5
07-01-2018 / 09:49
Pedro
Puntuación 0

El mismo tipo de agravio, se ve mas grave por un género, que por otro. Hay que usar palabras distintas, si la otra parte, le da importancia de muy grave.

Pienso yo, que llevamos "software" distinto.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.