Buscar

El peor enemigo de tu perro en invierno no es el frío

18/01/2018 - 10:38
  • Estas mascotas necesitan unos cuidados específicos para protegerlos del frío
  • Las bajas temperaturas del invierno pueden perjudicar las almohadillas de tu can
  • La mayor amenaza es algo de lo que probablemente no te des cuenta a primera vista
Perro en la nieve. Imagen: Gettyimages

Las primeras heladas han llegado y muchos quieren disfrutar de la nieve con su perro. Sin embargo, estas mascotas necesitan unos cuidados específicos para protegerlos del frío y de la humedad, por lo que en caso de que quieras dar un paseo o hacer una excursión a un lugar especialmente gélido, debes de adoptar una serie de precauciones.

En verano son las altas temperaturas y el asfalto los mayores enemigos de las patas de los perros, pero el frío del invierno también puede dañarlos. Por supuesto, todo dependerá de la zona en la que vivas y las temperaturas que se puedan llegar a alcanzar para que cuaje la nieve, pero aquí te contaremos algunos pasos a seguir para proteger las almohadillas de tu perro en invierno.

La mayor amenaza para tu can en esta época del año es algo de lo que probablemente no puedas darte cuenta a primera vista: la sal y los anticongelantes que recubren las calles y las aceras. En relación a esto, existen dos peligros principales: daño en sus almohadillas e intoxicación por ingestión.

La sal y los anticongelantes que se utilizan para eliminar el hielo de aceras y carreteras pueden irritar las almohadillas de tu perro. Si esto ocurre, probablemente lo verás lamiéndose las patas, lo que además puede terminar en una intoxicación grave.

Perro en la nieve. Imagen: Gettyimages

Enjuaga, seca e hidrata las almohadillas

Cuando salgas de casa, se aconseja intentar evitar las zonas en las que probablemente sabes que han echado algún producto para eliminar el hielo, y al llegar a casa, enjuaga y seca las patas de tu perro debidamente. También se recomienda hidratar las almohadillas si fuera necesario.

Evitar la intoxicación es un poco más difícil de predecir. La única forma en que se puede evitar es vigilarlos de cerca. ¿Tu perro parece demasiado interesado en un montículo de nieve de la acera? Anímalo a seguir adelante antes de que tengan la oportunidad de lamerlo.

Perro en la nieve. Imagen: Gettyimages

Preparar a tu perro para la nieve

Preparar a tu perro para la nieve también pasa por prestar mucha atención a sus patas. Para largos paseos por la nieve o en caso de tener las almohadillas de las patas sensibles, el perro puede usar protectores con parafina o cera antideslizante.

Estas cremas hidratan y reparan la base de las patas del contacto con el frío del suelo, además de rasguños y resbalones. La sal que esparcen por encima de la nieve también es mala para ellos; por ello, recuerda, evita que se chupe las patas y sécalo bien con una toalla de vez en cuando durante el paseo y cuando lo termines.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0