Buscar

Diez mitos muy extendidos sobre viajar en avión que no tienen ningún fundamento

22/01/2018 - 11:30
  • Muchos de ellos nacieron a partir de películas y otros de fenómenos sin explicación
  • Lo más curioso es que viajar en avión es realmente muy seguro
Viajar en avión. Imagen: Gettyimages

Al igual que la mayoría de cosas en este mundo, los viajes en avión están rodeados de mitos. Muchos de ellos nacieron a partir de películas, otros de experiencias personales o fenómenos sin explicación. ¿Se abrirá la puerta en pleno vuelo? Las tormentas, ¿incrementan el riesgo de un accidente aéreo?

De todas las cosas que puedas imaginar, lo más curioso es que ahora viajar en avión es más seguro que nunca. En consecuencia, muchas de las aterradoras historias y preocupantes advertencias que se han extendido no son ciertas (o nunca lo fueron). Procuraremos aclarar qué es mito y qué es realidad con respecto a los viajes en avión.

Abrir las puertas de una cabina. Imagen: Gettyimages

No es posible abrir las puertas en pleno vuelo

Se han escuchado miles de historias sobre pasajeros que amenazan con salir en mitad del vuelo a través de la puerta de una cabina. No es de extrañar que cualquiera tenga miedo de verse en la misma situación, pero este mito está alimentado por muchas escenas del cine y fantasía.

En realidad, esto es imposible por las mismas leyes de la física. La altura a la que vuelan los aviones comerciales, más la velocidad a la que viajan, hacen que ni la persona más fuerte del mundo sea capaz de abrir la puerta de una cabina en pleno vuelo.

WC de un avión. Imagen: Gettyimages

No se tiran los desechos humanos al aire

Es hora de poner fin al desagradable rumor de que los pilotos vacían los residuos del inodoro en pleno vuelo. Los tanques almacenan los desechos hasta que el avión aterriza y luego son vaciados. El único desperdicio que se puede descargar físicamente es agua, de lo contrario, se correría el riesgo de que algo se adhiera al avión y causara problemas durante el vuelo.

Cabina de un avión. Imagen: Gettyimages

El aire de cabina no propaga enfermedades

Es totalmente cierto que si estamos en una habitación cerrada con muchas personas tras un tiempo uno comienza a percibir la sensación de que el aire está viciado. Sin embargo, las aeronaves cuentan con unos filtros de aire especiales que evitan que las bacterias y microbios circulen por el avión. Estos filtros poseen una eficacia de hasta el 99,99%.

Apagar el móvil en un avión. Imagen: Gettyimages

Apagar el móvil, pero no por la razón que creemos

Mantener el teléfono móvil encendido durante el despegue y el aterrizaje no interfiere con la cabina de los pilotos para su navegación. 

Piloto automático. Imagen: Gettyimages

El piloto automático no hace volar el avión solo

La complejidad de los sistemas de piloto automático modernos depende del tipo de aeronave donde se encuentre instalado. En el caso de los aviones comerciales, el piloto automático se integra dentro de un complejo sistema de navegación de vuelo que gestiona toda la electrónica; su uso se traduce en vuelos más seguros y más eficientes con el combustible, al poder programar una velocidad de crucero óptima para el ahorro.

Triángulo de las Bermudas. Imagen: Gettyimages

Los pilotos no evitan el Triángulo de las Bermudas

Hablando de la seguridad de la ruta de los aviones, mucha gente todavía tiene la impresión de que el Triángulo de las Bermudas es peligroso. A pesar de que esta ubicación tiene la mala reputación de que allí los aviones desaparecen o se estrellan, no tiene sentido impedir que pasajeros viajen en vuelos que requieren esta ruta. La teoría de por qué los aviones han desaparecido dentro del Triángulo de las Bermudas es el clima tropical combinado con la vasta extensión de océano.

Tormenta eléctrica avión. Imagen: Gettyimages

Las tormentas eléctricas no provocan accidentes

Si bien las condiciones climáticas tropicales en las vastas extensiones del océano pueden no ser las mejores condiciones para volar, realmente no hay nada que temer cuando se trata de tormentas eléctricas. Los aviones de hoy en día están diseñados para soportar casi cualquier tipo de condición, y si es el caso, no sufrirán ningún tipo de daño.

Bebida avión. Imagen: Gettyimages

No es posible embriagarse con mayor facilidad

Aunque muchos pasajeros tienen la sensación que al tomar alcohol en el avión los embriaga más rápidamente que en la superficie, este no es más que otro mito. Cierto es que en la cabina el oxígeno es algo menor que en la superficie, y es por esta razón que se puede llegar a tener esta sensación aunque la cantidad de alcohol en sangre sea la misma que la que se tendría fuera del avión.

Billetes de avión. Imagen: Gettyimages

Viajar en avión no es más caro que cualquier otro medio de transporte

Mucha gente cree que viajar en avión es más caro que viajar en tren u otro medio de transporte terrestre. Puede ser que esto haya sido así durante muchos años, pero actualmente esa información está totalmente desactualizada; las compañías aéreas low cost ofrecen pasajes más que económicos, a la vez que es posible conseguir vuelos a precios interesantes.

Viajar en avión. Imagen: Gettyimages

Volar en avión no es inseguro

Probablemente hayas escuchado que los aviones no son seguros. Eso es algo que cualquiera creería por puro sentido común; un avión que vuela a toda velocidad y a gran altura, tendría que ser totalmente inseguro. Sin embargo, los aviones de hoy en día tienen el récord de seguridad; estudios afirman que la tasa de supervivientes por accidentes aéreos son de más del 95%. Nada mal si lo comparamos con otros medios de transporte terrestres.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.