Buscar

elSuperLunes
¡Ya es elSuperLunes! Con sólo un click, descargue gratis su edición de elEconomista

¡El primer vídeo viral de internet era falso! Conoce su verdadera historia

22/01/2018 - 13:51
  • Este corto marcó sin querer una de las tendencias más populares de la actualidad
  • A día de hoy son ampliamente difundidos alrededor del mundo a través de las redes
Más noticias sobre:
bad day.mpg. Imagen: YouTube/Miros?aw Gula

Quizás hayas visto al menos una vez un vídeo grabado por una cámara de seguridad en el que un empleado golpea su teclado con frustración y unos segundos más tarde rompe la pantalla del ordenador con un bate de béisbol. Sin embargo, pocos son los que saben que este vídeo de 1997 conocido como 'Bad Day' marcó sin querer una de las tendencias más populares de la actualidad: los vídeos virales.

Internet está plagado de vídeos virales que son ampliamente difundidos alrededor del mundo mediante diversos tipos de sitios web. Las redes sociales como Facebook, Twitter y algunas otras de vídeo como YouTube o Vimeo han facilitado en gran medida el poder de viralización de este tipo de vídeos.

En 1997 no existían las redes sociales ni los teléfonos inteligentes de hoy en día, pero el apodado 'Bad Day.mpg' logró popularizarse de manera nunca vista a través de correo electrónico.

Es probable que sea uno de los primeros vídeos de Internet que se volvió viral. A veces, los GIF de éste todavía circulan a través de los canales de Twitter y Facebook (la mayoría de los memes apenas tienen una vida útil de unos meses, nunca 20 años).

Sin embargo, y para sorpresa de muchos, este vídeo viral es totalmente falso. La escena es producto de una publicidad de Loronix, una compañía de tecnología que buscaba promocionar sus nuevos artículos de grabación para sistemas de vigilancia, en este caso, una oficina. El vídeo 'Bad Day' es una situación actuada para demostrar a los clientes cómo funcionaba su avanzada tecnología.

El protagonista de 'Bad Day.mpg', Vinny Liccardi, no se dio cuenta de que era "famoso" hasta que escuchó a uno de sus compañeros de trabajo que lo había visto en televisión golpeando un ordenador. Liccardi nunca pensó que dicha publicidad terminaría en los medios de comunicación y que miles de personas lo compartirían a través de sus correos electrónicos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.