Buscar

Un problema en los baños obliga a aterrizar un avión cargado de fontaneros

31/01/2018 - 13:46
  • Incluso una cabina llena de operarios no fue suficiente para repararlo
Más noticias sobre:
Avi?n aterrizando. Imagen: Gettyimages

Puede sonar como el principio de un chiste: ¿cuántos fontaneros se necesitan para arreglar el inodoro de un avión? El caso es que incluso una cabina llena de operarios no es suficiente para reparar la avería, como se demostró recientemente.

El vuelo DY1156 se dirigía a Múnich, Alemania, desde la capital de Noruega, pero después de 20 minutos en el aire el avión tuvo que dar media vuelta debido al inconveniente.

El avión de la aerolínea Norwegian tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia el pasado sábado poco después de despegar debido a un problema con sus inodoros. La ironía está en que alrededor de 85 de los pasajeros eran fontaneros.

Se trataba de la empresa de fontanería Rorkjop, cuyo director, Frank Olsen, afirmó que le hubiera gustado repararlo, pero tenía que hacerse desde el exterior.

"Nos hubiera gustado arreglar los baños, pero desafortunadamente tenía que hacerse desde el exterior y no nos arriesgamos a enviar a un empleado a trabajar a 10.000 metros de altura", bromeó Olsen a la revista Dagbladet. "Hubo un buen ambiente en el avión, con la ironía sobre los inodoros rotos".

Finalmente el avión aterrizó en el aeropuerto de Oslo, repararon la avería y despegó de nuevo para viajar hasta Múnich.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.