Buscar

Desayuno continental ¿por qué se llama así y cuándo se inventó?

1/02/2018 - 13:13
  • El nombre se repite en las ofertas gastronómicas de los hoteles
  • Los más conocidos son el desayuno británico, el americano y el continental
Más noticias sobre:
Desayuno continental. Imagen: Pixabay

En la mayoría de los hoteles existe la opción de tomar un desayuno continental (esté incluido o no en el precio de la habitación). El nombre se repite en las ofertas gastronómicas de este tipo de alojamientos pero, ¿de dónde proviene o por qué se llama de esta forma?

Los tres desayunos más conocidos son el desayuno británico o completo, el desayuno americano y el continental.

Este último tipo de desayuno surgió a mediados del siglo XIX en Estados Unidos, cuando los hoteles americanos intentaban ofrecer una carta de primer alimento del día que se adaptara mejor a las costumbres de clase media europea cada vez que estos cruzaban el charco. Pero el buffet no sólo complacía el paladar de los turistas, sino que también era barato y rentable para los hoteles.

Desayuno continental de un hotel. Imagen: Pixabay

Otra teoría es que el término de "desayuno continental" se originó en Gran Bretaña en el siglo XIX, ya que para ellos "el continente" se refería a los países de Europa continental. Este tipo de comida se describe como una alternativa más ligera y delicada que el desayuno inglés completo: un plato lleno de huevos, tocino, salchichas, tostadas, alubias, champiñones y tomates asados.

Los desayunos continentales también marcaron un fuerte contraste ante los desayunos de estilo americano, que cuentan con gran cantidad de huevos revueltos, carnes, patatas, tostadas y tortitas con miel. Los europeos, por lo general, encontramos este tipo de desayuno demasiado pesado, prefiriendo comidas mucho más modestas, como frutas, pan y bollería.

Desayuno continental. Imagen: Pixabay

Un término medio entre los británicos y americanos

Sin embargo, en muchos hoteles, el desayuno continental suele servirse en forma de buffet libre y consta de café, zumo, leche, chocolate o té, bollería tipo croissants y napolitanas, tostadas con mantequilla y mermelada, así como pan, quesos, embutidos, fruta, yogures y cereales.

Por extraño que parezca, se trata de un desayuno más ligero si se le compara con el desayuno típico inglés o americano. Pero además, sale rentable para los hoteles, pues no es necesario cocinar ningún plato y es fácil de gestionar con muy poco personal.

Como término medio entre el desayuno británico y americano, el modelo continental empezó a popularizarse hasta el punto de ser la comida más habitual en la actualidad: a día de hoy, el precio de una habitación de un hotel, suele incluir el desayuno continental.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0