Buscar

Destacamos
El Barcelona se proclama campeón de la Copa del Rey tras ganar en un vibrante final al Real Madrid

Cinco partes de tu cuerpo únicas que también servirían como huella dactilar

14/02/2018 - 12:38
  • La tecnología nunca para de avanzar y hacer la vida del ser humano más fácil
  • Existen soluciones que tratan de utilizar el cuerpo como sistema de autentificación
Más noticias sobre:
Huellas dactilares. Imagen: Gettyimages

La tecnología no para de avanzar y hacer la vida del ser humano más fácil. Una de sus grandes promesas futuras apunta hacia la identificación y autentificación de individuos en todo tipo de situaciones, pero hasta ahora su aplicación práctica sólo se conoce en el reconocimiento facial y lectores de huella dactilar.

Siendo dos de los elementos más extendidos en la tecnología actual, existe toda una odisea de soluciones que tratan de utilizar nuestro cuerpo como sistema de autentificación. La entidad humana es más particular de lo que creemos: a pesar de las grandes similitudes que se pueden apreciar entre unos y otros, hay partes del cuerpo que son sólo tuyas y que indican tu identidad de forma indiscutible.

Desde las orejas hasta los dedos de los pies, son muchas las partes del cuerpo humano que nos hacen especiales de forma única. Todas ellas están siendo investigadas como posible opción para las futuras tecnologías biométricas.

Iris

Iris. Imagen: Pixabay

El iris es una de las partes del cuerpo muy conocidas en disciplinas dedicadas al reconocimiento de un sujeto. Son varias las empresas y organismos académicos que tratan lograr avances y desarrollos tecnológicos que puedan ayudar a gestionar esos procesos de identificación en escenarios como aeropuertos.

Como dice el refrán "los ojos son el espejo del alma", pero también de la identidad. El iris, un músculo que abre y cierra la pupila para controlar la cantidad de luz que entra en el ojo, tiene pequeños patrones de textura que lo hacen único. El ADN determina el color y la estructura, pero sus surcos, remolinos y grietas al azar se producen durante el desarrollo fetal, lo que hace que cada iris sea exclusivo.

Orejas

Oreja. Imagen: Pixabay

Resulta que los bordes, bultos y la forma de la oreja son tan únicos que pronto podría ser una de las mejores formas de identificación. Las orejas se forman por completo cuando nacemos y cambia muy poco a poco con el curso de los años. Crecen 1,22 milímetros cada año y empieza a decaer a medida que envejecemos debido a los efectos de la gravedad, pero ese es un efecto medible.

En un estudio británico, algunos investigadores desarrollaron un algoritmo que podría identificar a un solo individuo de entre más de 250 con una tasa de precisión del 99,6% al analizar cómo la luz se refleja en las curvas de las orejas. De hecho, se está barajando la posibilidad de que en un futuro se pueda desbloquear el teléfono con el oído cuando recibamos una llamada.

Lengua

Lengua. Imagen: Pixabay

Al igual que las huellas dactilares, la lengua tiene su propia forma y textura, y sus pequeños bultos y crestas se distribuyen de manera exclusivamente suya. Estos patrones rara vez cambian con el tiempo, ya que la lengua está dentro de la boca (a diferencia de las yemas de los dedos, que pueden cicatrizar). Investigadores de tecnologías biométricas están desarrollando imágenes en 3D de la lengua para ayudar a la autentificación.

Dedos del pie

Pie. Imagen: Pixabay

Los fetos se desarrollan al mismo tiempo que las huellas dactilares, por eso son tan únicas. Como es probable que los delincuentes pasen sus manos en la escena del crimen, la policía científica mantiene una base de datos nacional que vincula 66 millones de personas con sus huellas dactilares, pero no registra las de los dedos del pie.

Sin embargo, en un caso excepcional, se usaron las huellas de los dedos del pie cuando un ladrón irrumpió en una panadería escocesa y dejó una pisada en el suelo con harina de trigo. A pesar de que era la única evidencia contra el criminal, el jurado lo condenó en 15 minutos.

Dientes

Dientes. Imagen: Gettyimages

Los dientes no solo revelan el ADN, que es por lo que los registros dentales a menudo se usan para identificar cuerpos, sino que son únicos para cada persona según los hábitos personales. Tal vez aprietes la mandíbula, rechines los dientes o toques un determinado instrumento. A causa del desgaste natural, incluso los incisivos de la parte superior tienen diferentes juegos de dientes.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.