Buscar

La forma en la que discutes revela mucho más de lo que piensas de tu personalidad

20/02/2018 - 13:21
  • La personalidad de cada uno influye de forma directa en la forma de comunicarnos
  • Verdaderamente es posible conocerse a sí mismo a través de su forma de discutir
Enfadarse. Imagen: Pexels

Todas las parejas o amigos discuten y es bien sabido que nuestra personalidad influye de forma directa en la forma de comunicarnos. Muchas de las veces se puede esconder la verdad del carácter de un individuo cuando intenta arremeter algo y resulta que verdaderamente es posible conocer la personalidad de cualquier sujeto a través de su forma de discutir.

Existen algunos tipos de personalidad más frecuentes. Lo más seguro es que te sientas identificado con alguno de ellos y te animamos a que lo descubras: incluso las peleas más tontas o irritantes son una oportunidad perfecta para aprender sobre tu relación y fortalecerla.

Hacer un castillo de un grano de arena

¿Te ha molestado que tu pareja deje el envase vacío de yogur en la encimera? Hacer un castillo de un grano de arena puede ser normal, pero es importante analizar qué desencadenó esa molestia. Descubrir que tu pareja dejó el yogur encima de la encimera no debería ser motivo de discusión. Este tipo de personas son críticas, controladoras y un poco egocéntricas.

Ser muy serio

Has escuchado miles de refranes acerca de no tomarse las cosas demasiado enserio, ¿verdad? Bueno, pues también es importante aplicarlo durante los argumentos en una discusión. Eres una persona que explota fácilmente y perfeccionista.

Gritos y más gritos

Los gritos son la forma de discusión más destructivo que puede haber en una relación. Este tipo de personalidad sugiere que eres una persona poco empática con respecto a los sentimientos de tu pareja e ignoras por completo lo que puede resultar hablar a gritos. Enfatiza la importancia de reflexionar tu comportamiento.

Uno se involucra, el otro ignora

Cuando una persona trata de ser constructiva resolviendo el problema con calma y la otra evita involucrarse o baja los brazos, la discusión puede quedar sin resolver. Esto no sólo produce una sensación de enfado prematuro e insatisfacción en la relación, sino que puede ser un indicador de problemas futuros. Si eres de los que se interesan en arreglar lo sucedido, eres una persona madura; de lo contrario, deberías ceder a conversar. Hablando se arreglan las cosas.

De argumentos duros

Puede que estés llevando la situación demasiado lejos. Este tipo de conducta puede marcar la diferencia futura de tu relación. El respeto y saber rectificar los errores a tiempo es esencial para una relación duradera. Estás dentro de una nube tóxica con aires de superioridad y grandeza que puede poner al límite la paciencia de tu pareja.

Existen algunos tipos de personalidad más frecuentes. Lo más seguro es que te sientas identificado con alguno de ellos y te animamos a que lo descubras: incluso las peleas más tontas o irritantes son una oportunidad perfecta para aprender sobre tu relación y fortalecerla.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0