Buscar

¿Cada cuánto debes lavar el plato de comida de tu mascota? ¿Con qué productos?

23/02/2018 - 14:09
  • No cabe duda que controlas y sabes qué tipo de alimentación necesita
  • Se cree erróneamente que el pienso o el agua no dejan residuos
Más noticias sobre:
Plato de comida mascota. Imagen: Gettyimages

No cabe duda de que si tienes mascota cuidas su alimentación al mínimo detalle. Controlas y sabes qué tipo de alimentación necesita y procuras que nunca le falte de nada. Sin embargo, la mayoría de los dueños no lava muy a menudo sus cuencos, creyendo erróneamente que el pienso o el agua no dejan residuos o que las mascotas tienen una constitución fuerte para lidiar con la mucosidad saliente.

Aunque tu mascota relame el plato y deja el bol impoluto, deberías saber que siguen quedando restos de comida y que son un foco de multitud de virus y bacterias. Lo mismo sucede con los bebederos, donde es probable que queda agua estancada y que se convertirá en el lugar perfecto para la aparición y proliferación de todo tipo de parásitos.

A pesar de que la esponja de lavar los platos sigue siendo el rey de las colonias de gérmenes en cualquier cocina, los cuencos de comida para mascotas pueden ser otra de las mayores fuentes bacterianas en una casa.

Cuenco con pienso. Imagen: Gettyimages

De acuerdo con algunos investigadores de seguridad pública, los bols para mascotas que se encuentran entre las superficies más sucias de un hogar, albergan levadura, moho y bacterias como E. coli. Además, los responsables del estudio aconsejan a las familias con mascotas que estos cuencos se laven a diario, ya sea en un lavaplatos o frotados a mano con agua caliente, jabón y enjuagarlos con abundante agua.

En el estudio de 22 familias diferentes, de los 30 objetos que analizaron, los tazones para mascotas ganaron el cuarto puesto germinativo, no muy lejos de las esponjas de cocina, trapos para secar las manos, fregaderos y porta cepillos de dientes.

Cómo lavar el bebedero y el cuenco de comida

Plato de comida mascota. Imagen: Gettyimages

Para asegurarse de una limpieza a fondo y estar seguros de eliminar todo posible germen, bacteria o parásito, se deben retirar todos los restos de comida o agua que pudiera contener el recipiente. Se puede hacer con un papel de cocina absorbente o una servilleta, ya que siempre quedará impregnado algo de grasa que pueda haber quedado en el plato.

Otro de los consejos es, ya que las esponjas son uno de los nidos más evidentes de bacterias, es tener un estropajo sólo para esta tarea con el fin de no mezclar restos, bacterias y demás con la vajilla. Después es importante aclararlo con abundante agua para no dejar restos de jabón que podrían resultar tóxicos y provocar molestias graves a los animales de compañía.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0