Buscar

¿Siempre lo dejas todo para mañana? Cinco beneficios de posponer los planes

28/02/2018 - 13:29
  • Es un hábito que se repite con frecuencia a pesar de la culpabilidad
  • La procrastinación otorga un beneficio que impulsa a volver a practicarla
Leer. Imagen: Pixabay

Tanto si somos conscientes de ello como si no, esto es lo que nos hacemos a nosotros mismos cuando posponemos las cosas, un comportamiento que parece que repetimos numerosas veces a pesar de ese sentimiento de culpabilidad.

Seguramente te han enseñado que la procrastinación es mala y la han relacionado con que eres vago, descuidado, desorganizado y poco profesional. Sin embargo, quizás hay algo positivo que obtienes de posponer los planes y quizás sea por esto por lo que repites este hábito.

Aquí están los cinco beneficios de la procrastinación que son demasiado buenos para prescindir de ellos:

Ser más creativos

Pinceles. Imagen: Pixabay

No hay nada como una fecha límite para disparar la creatividad. Uno de los lados más positivos de la procrastinación es que se sustituyen empralmente ciertas actividades por otras más irrelevantes pero agradables que nos permiten prepararnos para afrontar las primeras en mejores condiciones.

Impulso de energía

Energía. Imagen: Pixabay

Por norma general posponemos las tareas que no nos gustan o que sabemos que son difíciles o tediosas. Pero el temor a una fecha límite inminente libera adrenalina, una fuente de energía.

La procrastinación, en mayor medida, es usar el miedo y la negatividad como combustible. A medida que se acerca la fecha final pensamos en las consecuencias de no presentarlo a tiempo. Ese miedo libera adrenalina -que es un analgésico natural- y al sentir menos "dolor" hace que sea más sencillo desenvolverse en tareas difíciles o costosas. 

Estar más centrado

Estudiar. Imagen: Pixabay

Esperar hasta el último momento para hacer una tarea, nos mantiene centrados única y exclusivamente en la actividad mientras la llevamos a cabo. Debido a que nos apuramos para cumplir con el plazo, es menos probable que nos distraigamos. De este modo no respondemos a los mensajes instantáneos o no revisamos las redes sociales .

Hace que otras cosas parezcan fáciles

Libreta. Imagen: Pixabay

Presentar un informe detallado de gastos o verificar el inventario de un almacén puede parecer más fácil en comparación con lo que se está posponiendo. Esto permite llevar a cabo un número de cosas de la lista de tareas sin excusas, ya que nos mantenemos ocupados en evitar lo único que aplazamos para más tarde.

Reduce las expectativas

Tareas. Imagen: Pixabay

"Si tuviera más tiempo podría haberlo hecho mejor, pero esto es lo mejor que podría hacerlo dado el plazo". A veces las personas temen fallar en una tarea dada, por lo que esperan hasta el último momento para hacerlo y así luego se puede culpar a la calidad del producto si no cumple con los estándares más altos.

Aplazar las cosas a nuestro favor no solo no es una mala estrategia para obtener la energía necesaria, sino que solo se requiere motivación para hacerlo. Si por ejemplo tienes que sacar la basura o hacer cualquier otra cosa donde la calidad no importa, entonces la procrastinación es una forma de realizar esas tareas en el menor tiempo posible.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0