Buscar

No solo azúcar, ¿de qué están hechas realmente las golosinas que comes?

1/03/2018 - 12:48
  • Las gominolas estimulan la vista con sus centenares de formas y colores
Más noticias sobre:
Golosinas. Imagen: Pixabay

Las chucherías son apetitosas por su característica textura blanda y porque producen una inigualable explosión de sabor en la boca. Son capaces de estimular la vista con sus centenares de formas y colores: caramelos, gominolas, nubes, chicles, piruletas... Pero no todo el mundo sabe de qué están hechas.

Son manjares siempre dulces y muy apetecidos por casi todos los paladares. Las primeras golosinas fueron creadas con pulpa de fruta, cereales y miel. El uso de azúcar para las chuches fue descubierto en la India, donde se produjo por primera vez azúcar sólido. Pero no fue hasta 1850 se comenzó la producción a nivel industrial de caramelos en Estados Unidos.

Gominolas. Imagen: Pixabay

Toda la diversidad de chucherías se logra con unos pocos ingredientes básicos y su receta no tiene aparente misterio. Están compuestas principalmente por alrededor de un 50% de azúcares y jarabes de glucosa extraídos de la remolacha, el coco, la palma o la caña.

Pero cuando nos referimos a gominolas y otros dulces blandos, la textura se la proporciona la gelatina, que se obtiene del colágeno presente en el tejido animal. Sin embargo, también es muy frecuente hacer uso de pectina, un gelificante producido a partir de la fruta, sobre todo manzanas y algunos cítricos. Con los gelificantes -que retienen agua- las golosinas adquieren su textura gomosa tan inconfundible.

Otros ingredientes que se añaden -en menor cantidad- son los almidones de fécula de patata de maíz y aditivos tales como los potenciadores de sabor y los colorantes que dan esos distintivos colores y esa alegre sensación dulce en el paladar.

Cada golosina, un toque diferente

Gominolas. Imagen: Pixabay

A pesar de que los ingredientes básicos siempre son los mismos, existen pequeñas diferencias entre recetas para dar a cada golosina un toque diferente. En algunos casos, para que las gominolas salgan de los moldes sin perder su forma y brillo se emplean grasas y cera de abeja; mientras que en otras ocasiones se hace uso de claras de huevo y proteínas lácteas para elaborar chuches blancas como las populares nubes.

En esencia, la materia prima de las golosinas no es otra cosa que tejido, azúcares y otros aditivos. Luego los expertos purifican el material para volverlo a hidratar y añadir aromas de fruta y azúcar. Son deliciosas, pero hasta hace relativamente poco no era del gusto de todo el público.

A lo largo de los años, las gominolas han ganado en sofisticación; entre la amplia oferta hay algunas que incluyen en su composición zumo de fruta, suplementos de vitamina C o sin gelatinas procedentes de cerdos para que cualquiera pueda consumirlas sin preocupación por la caries o por el exceso de glucosa.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
02-03-2018 / 09:14
Juanito Banano
Puntuación 0

No nunca más he vuelto a comprar desde que "han subido las chuchesss". Nunca mais. Never again. Never ever.