Buscar

Duchas con agua caliente y otros hábitos diarios que están destrozando tu piel

2/03/2018 - 13:30
  • Existe una gran posibilidad de que algunos hábitos la saboteen silenciosamente
  • Es importante saber qué es lo que la está dañando para poder cambiarlo
Cuidado de la piel. Imagen: Pexels

¿Piensas que tu rutina diaria de cuidado de piel es infalible? Podría ser, pero también existe una gran posibilidad de que algunos hábitos rutinarios aparentemente inofensivos sigan saboteando silenciosamente tu piel. La mayor parte del tiempo nos lavamos la cara y, sin embargo, sigues luchando contra el acné, las arrugas y otros problemas. Este es el por qué.

Es importante saber qué es lo que está dañando la salud de nuestra preciada piel para poder cambiar esos malos hábitos por otros más saludables y de este modo lograr que nuestra piel siempre se encuentre en perfectas condiciones.

Lavarse la cara demasiado

Lavarse la cara. Imagen: Gettyimages

La limpieza de la piel es una parte no negociable para la salud de la piel, pero excederse puede hacer más daño que bien. Lavar la piel más de dos veces al día puede despojarla de sus aceites naturales y dejarla más vulnerable a los agresores y contaminantes naturales. Lo mismo se aplica para los jabones exfoliantes.

Fumar

Tabaco. Imagen: Pxhere

Dejar de fumar en seco no es una tarea fácil, pero para la salud general y el bienestar del cuerpo y de la piel, sin duda vale la pena. Se sabe que fumar causa una tez opaca, cetrina, de apariencia seca y que no se puede remediar con crema hidratante y una buena rutina de la piel. Fumar también daña el colágeno y la elastina natural de la piel, lo que produce una piel flácida y claros signos de envejecimiento.

Reducir el tiempo de sueño

Dormir. Imagen: Pxhere

Estar toda la noche despierto puede ayudar a prepararse antes de un gran examen, pero esto no está haciendo ningún favor a tu piel. Es durante el sueño profundo que nuestra piel se somete a una autoreparación natural. Si quitamos continuamente ese tiempo, podría resultar una piel cansada, bolsas debajo de los ojos y ojeras, así como signos más visibles de envejecimiento de la piel.

Ducharse con agua caliente

Ducha. Imagen: Pixabay

Quizás creas que necesitas ducharte con agua caliente para eliminar los gérmenes o simplemente lo haces porque relaja los músculos, sin embargo, no es tan buena opción como creías. Las duchas calientes eliminan los aceites naturales del cuerpo, secando la piel y al mismo tiempo causando la proliferación de bacterias medianamente dañinas.

No llevar gafas de sol

Gafas de sol. Imagen: Pxhere

Las gafas de sol de buena calidad son las más apropiadas para protegernos la vista de los rayos solares y evitar las líneas de expresión que se pueden crear alrededor de los ojos. Sin embargo, también se debe tener en cuenta la limpieza de este accesorio: se pueden acumular bacterias que podrían afectar significativamente en la zona donde las gafas se posan en la cara.

Saltarse las comidas

Comidas. Imagen: Pixabay

No comer variado o saltarse una comida no es la solución de nada: hace que los niveles de azúcar se reduzcan de forma brusca, lo que impacta en las funciones orgánicas -ya que estas dependen de azúcar para obtener energía- y a largo plazo afecta a la piel. Es un mal hábito que hace que la piel se vea arruinada, ya que si no recibimos los nutrientes que necesitamos para mantenernos sanos, la piel se queda seca y con un aspecto envejecido.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0