Buscar

El truco definitivo para superar el miedo escénico (y no es imaginarlos desnudos)

12/04/2018 - 13:36
  • La vergüenza impide que algunas personas hagan cosas tan normales como hablar
  • Miedo al ridículo: que se rían de ti se suele interpretar como la antesala del rechazo
Más noticias sobre:
Miedo escénico. Imagen: Gettyimages

Uno de los consejos más arraigados a nuestra cultura popular indica que cuando alguien está nervioso porque va a exponerse delante de mucha gente en público y tiene vergüenza, la mejor forma de superarlo es imaginando que todo el mundo está desnudo.

Este truco, cuya sabiduría gira en torno a que debemos visualizar a las personas en su estado natural con sus respectivos defectos y virtudes, puede ser un gran consejo para aquellos que tengan muy activo el hemisferio derecho cerebral, cuyas funciones están vinculadas con la creatividad y la imaginación a tiempo real. Sin embargo, ¿qué pasa con las personas que no consiguen idear esta imagen en su cabeza porque son extremadamente vergonzosas?

El temor a una situación embarazosa puede ser tan grave que incluso impide que algunas personas hagan preguntas o entablen una conversación. Uno de los motivos de esta fobia podría ser el miedo al ridículo: que se rían de ti se suele interpretar como la antesala del rechazo.

Entonces, ¿cómo pueden superarse estos temores? Una investigación publicada en la revista Motivation and Emotion, puede haber encontrado la respuesta y no tiene nada que ver con imaginar a nadie desnudo.

¿Alguna vez has preguntado a una mujer si estaba embarazada y te respondió "no"?

La clave para lidiar con el miedo de sentirse humillado en público puede estar en la perspectiva en que pensamos. Por ejemplo, al leer la anécdota anterior, probablemente te pongas en lugar de la persona que siente la necesidad de desaparecer ante tal metedura de pata. Pero, ¿qué pasaría si pudieras ver las cosas desde un punto de vista estrictamente observador?

Si lograras adoptar la perspectiva de una tercera persona cada vez que te encuentras frente una situación incómoda, tendrías la clave del éxito. Así es como lo sugieren los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon en Pensilvania.

Estudiando la vergüenza

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores prepararon tres anuncios para conocer el grado en que los participantes se identificaban con el sujeto (actor) o con la perspectiva del "observador":

En el primer anuncio, aparecía un sujeto que se tiró un pedo durante una clase de yoga; en el segundo presentaban personas que buscaban hacerse la prueba de enfermedades de transmisión sexual y en el último mostraban un escenario en el que un hombre eructó accidentalmente en público.

Después de enseñar los anuncios, los investigadores evaluaron sus reacciones y preguntaron a los participantes cómo se sentirían en cada una de las tres situaciones.

El estudio descubrió que las personas que se ponían en el lugar del sujeto "humillado" (actor), tendían a ser mucho más conscientes de sí mismas en situaciones sociales, pero que cuando intentaban conscientemente adoptar la perspectiva de un "observador", se reducían sus niveles de autoconciencia.

Por lo tanto, y a modo de conclusión, los investigadores sugieren que entrenarse a sí mismo para ser un "observador" y no un "actor" puede disminuir significativamente los niveles de incomodidad, vergüenza y ayudar a ser menos evasivos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
12-04-2018 / 20:38
Es curioso
Puntuación 2

Yo, cuando tocaba la guitarra en público me imaginaba que en vez de estar sentados en una silla , estaban sentados en el wáter, y me resultaba.


El flash: toda la última hora