Buscar

Te contamos por qué nunca debes mirar fijamente las pantallas

16/04/2018 - 13:20
  • Muchos han crecido con la idea de que mirar a poca distancia es nocivo
  • Todos los dispositivos inteligentes tienen los mismos efectos secundarios
Mirar la pantalla de un ordenador. Imagen: Gettyimages

Es una de esas frases que parecen haber heredado centenares de generaciones: "Si te acercas tanto te quedarás ciego". No son pocos los que pueden decir que han crecido con la idea de que mirar la pantalla a poca distancia es nocivo para nuestra vista, pero quizás no sabes a ciencia cierta el por qué.

Los años han favorecido el uso de las nuevas tecnologías, de tal manera que a día de hoy no se puede cuestionar su aplastante conquista: más de 23 millones de personas se conectan diariamente a internet y más del 90% lo hace a través de un teléfono móvil cuando está fuera de su domicilio.

Una de las razones principales de esta globalización digital, son los precios cada vez más asequibles. No obstante, lo que no pagamos de nuestro bolsillo lo hacemos en salud, especialmente ocular y muscular.

Desde el punto de vista visual, todos los dispositivos inteligentes tienen los mismos efectos secundarios. La diferencia se encuentra en las diversas posturas que adoptamos ante la pantalla, que son peores con el móvil, ya que se utiliza en cualquier posición, en cualquier iluminación y en cualquier momento del día.

Por otro lado, está de más decir que sentarse delante de un ordenador durante varias horas seguidas es algo que tiene efectos perjudiciales para nuestra salud, sobretodo para la espalda. Y dado que a día de hoy es casi imposible prescindir de estas tecnologías en nuestro estilo de vida, hoy hablamos de los problemas que generan y cómo minimizar su impacto.

Problemas para la salud a largo plazo

Dolor de espalda. Este es uno de los efectos secundarios fruto de las posturas que adoptamos para mirar el teléfono móvil o tablet pero, sobretodo, una de las consecuencias que tiene pasarse tantas horas sentado delante de un PC en mala posición.

Ojos secos. Una de las consecuencias que pone en manifiesto este tipo de esfuerzo visual, es la sequedad en los ojos.

Miopía. Puede que te sorprenda, pero el uso de los dispositivos inteligentes han incrementado la incidencia de miopía. La vida en espacios cerrados y el poco tiempo que pasamos al aire libre, hace que los músculos de los ojos se contraigan para adaptarse a la visión de cerca.

Cómo minimizar su impacto

Poca iluminación. Imagen: Gettyimages

Parpadeo: esto es importantísimo porque al estar delante de una pantalla, la frecuencia de parpadeo es cinco veces menor a la normal. Es fundamental para que no se sequen los ojos.

Iluminación: hay que eludir los reflejos y los deslumbramientos de las pantallas móvil o del ordenador, evitando un brillo demasiado intenso. Pero lo más importante es mantener cierta distancia de la pantalla del televisor, PC o teléfono móvil con respecto a los ojos.

Descansos visuales: si trabajas con pantallas o pasas mucho tiempo mirando el móvil, se recomienda hacer descansos de ocho minutos cada dos horas. No se trata de dejar nuestro puesto, pero sí de leer un papel o hacer un movimiento ocular de forma que se dejen descansar los ojos.

Mover piernas, brazos y cabeza: también se aconseja mover estas partes del cuerpo al mismo tiempo que se hacen los descanso visuales porque favorece la hidratación del ojo.

Distancia de la pantalla: la distancia debería ser aproximadamente un brazo, sentados en una silla de cinco ruedas y con la pantalla ligeramente por debajo del ojo, para que el párpado los cubra y proteja de la evaporación de la lágrima.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0