Buscar

"Acosa una planta": así es el experimento de IKEA para luchar contra el bullying

14/05/2018 - 14:27
  • Muchas teorías aseveran que las plantas son capaces de reaccionar a las emociones
  • ¿Qué pasaría si una planta es constantemente intimidada con palabras de odio?
Más noticias sobre:
Imagen: IKEA

Más de una vez habrás escuchado que debes hablarle a las plantas para que se pongan contentas. Sin embargo, ¿es verdad que tienen sentimientos? Existen muchas teorías que aseveran que las plantas son capaces de reaccionar no solo a la voz humana, sino también a las emociones de sus cuidadores.

Entonces, ¿qué le sucedería a una planta que es constantemente intimidada? Esa es una pregunta a la que IKEA ha dado respuesta recientemente en un experimento que trata de crear conciencia sobre el acoso escolar.

Bajo el lema Bully a Plant (Acosa a una planta), el experimento consistió en instalar dos plantas de IKEA en un colegio. Ambas fueron encerradas en urnas con las mismas condiciones de luz y agua. No obstante, una de ellas recibiría cumplidos y palabras de ánimo, mientras que la otra sería acosada verbalmente con palabras de odio.

Los estudiantes fueron animados a que grabaran sus propias voces para compartir elogios para una planta y críticas para la otra. ¿Los resultados? Hablan por sí mismos. Un mes más tarde se puede ver claramente como la planta que ha estado recibiendo constantemente acoso está marchita.

Uno de los alumnos comenta: "A medida que pasaban las semanas, empecé a notar que la planta que estaba siendo intimidada comenzó a decaer y ponerse marrón". Por otro lado Thomas Nelson, profesor y director de la escuela que participó en la iniciativa, dijo: "Ha mostrado una de las diferentes formas de acoso y de los efectos negativos que puede tener también en las personas".

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.