Buscar

EN DIRECTO
Siga el último partido de LaLiga: Barcelona vs Real Sociedad

Diez alimentos que nunca debes darle a tu mascota

18/05/2018 - 14:54
  • Algunos que son saludables para nosotros, son peligrosos para tu perro
  • No sería la primera vez que le das algunas sobras o algo que tienes a mano
Más noticias sobre:
Imagen: Pxhere

Algunos alimentos que se consideran saludables para los seres humanos, pueden ser francamente peligrosos cuando se trata del metabolismo de tu perro. Ninguno de ellos son mortales, pero aún así podrían causar una gran molestia a tu mascota.

Pongámonos en situación: estás cenando y miras hacia abajo para ver a tu perro mirándote con ojos mendiciosos. Probablemente no sería la primera vez que le das algunas sobras o algo de lo que en ese momento estás comiendo. Sin embargo, a pesar de que a veces parezcan más humanos que algunas personas, hay algunos alimentos que no se le deberían ofrecer.

Aunque lo mejor es optar por la comida para perros que recomiendan los veterinarios, es natural querer darle alguna que otra cosa de vez en cuando. Eso está bien, siempre y cuando evites usar estos alimentos.

1. Uvas y pasas. En grandes cantidades, las uvas y las pasas contienen unas toxinas que podrían dañar los riñones del perro o provocar insuficiencia renal.

2. Restos de comida. La comida que hacemos en casa suele contener una gran cantidad de grasa. En los humanos, este tipo de alimentos no saturan las arterias (a menos que abusemos de ellos), pero a tu fiel amigo puede causarle severas gastroenteritis.

3. Nueces de macadamia. Las nueces de macadamia pueden causar debilidad, vómitos, temblores e hipertermia en los perros. Los síntomas generalmente aparecen dentro de las 12 horas de la ingestión y pueden durar aproximadamente 48 horas.

4. Leche y productos lácteos. Debido a que las mascotas no poseen cantidades de lactasa (enzima que descompone la lactosa en la leche), este tipo de alimentos causan diarrea u otro trastorno digestivo.

5. Los frutos secos como almendras o nueces, contienen altas cantidades de aceites y grasas. Ésto puede causar tanto vómitos como diarrea, y una pancreatitis potencialmente peligrosa si se abusa de ellos.

6. Alimentos salados. Las grandes cantidades de sal pueden originar una grave intoxicación en tu perro. Los síntomas incluyen vómitos, diarrea, temblores, calentura, convulsiones y, sin ser exagerados, la muerte. Como tal, evita alimentar a tu amigo de cuatro patas con refrigerios con mucha sal como patatas fritas, embutidos o palomitas de maíz con sabor a sal.

7. Cebollas y patatas crudas. Estas verduras son muy peligrosas para tu perro. Su nivel de toxicidad sólo se diagnostica a través de la confirmación clínica y microscópica de los cuerpos en la sangre.

8. Carne cruda y huesos. La carne cruda puede contener bacterias como la salmonela y E.Coli. Si esto ya es peligroso para los seres humanos, imagina qué efectos pueden tener en tu mascota. Por otro lado, alimentar a tu perro con huesos crudos puede parecer una opción natural. Sin embargo, son muy peligrosos para una mascota doméstica, ya que podría atragantarse o sufrir una lesión si se le atasca en el tracto digestivo.

9. Aguacate. El aguacate podría ser tóxico para los perros a causa de una toxina denominada persina: una sustancia hallada tanto en el hueso como en la cáscara.

10. Caramelos o dulces. Todos los dulces contienen un edulcorante llamado xilitol. Puede causar la liberación de insulina en la mayoría de las especies, lo que puede provocar insuficiencia hepática. El aumento de la insulina también conduce a la hipoglucemia (niveles de azúcar muy reducidos).

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 1

#1
19-05-2018 / 01:01
ana
Puntuación -6

Vaya una chorrada. De toda la vida los perros han se han comido las sobras de la comida, y un tazón de leche, y han sobrevivido con el hombre, no se han extinguido

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.