Buscar

¿Por qué los botones de la ropa de mujeres y hombres están cosidos al revés?

18/05/2018 - 15:22
  • Pueden parecer todas iguales, pero incorporan una sutil diferencia
  • Existen varias teorías que dan explicación a este curioso hecho
Imagen: ViralPlus

Las camisas, en general, pueden parecer todas iguales: una prenda que usualmente tiene cuello, mangas y botones en el frente. Sin embargo, incorporan una sutil diferencia que marca su uso. Las de las mujeres tienen los botones a la izquierda, mientras que los hombres los tienen a la derecha. Lo mismo se podría decir sobre las cremalleras en las chaquetas. Pero, ¿por qué?

Puede que hasta ahora no te habías dado cuenta de que los botones de las camisas están ubicados en distintos lados dependiendo del género. Pero es así, y existen varias teorías que dan explicación a este curioso hecho.

Una de las razones más aceptadas por la cultura popular es que las nobles del Renacimiento no se vestían a solas, eso era una labor que quedaba para las doncellas. En este caso, para el sirviente era más fácil tener los botones cosidos en el lado derecho de la camisa cuando se ponía en frente a la mujer para vestirla. En cambio, los hombres se vestían por ellos mismos, de ahí que los botones estuvieran en el lado opuesto.

Por otro lado, otra explicación sugiere que esto ha perdurado hasta nuestros tiempos porque en aquella época los botones eran, como la mayoría de las nuevas tecnologías, muy caros. Los botones se quedaron a ese lado porque todo el mundo quería imitar la forma en que vestían las personas adineradas.

Una costumbre que ha perdurado hasta nuestros tiempos

En cuanto a las camisas de los hombres, hay una explicación que compite sobre por qué los botones están al lado derecho. Es importante tener claro el período de tiempo del que estamos hablando, ya que estas prendas eran un fenómeno relativamente nuevo. Pero, en líneas generales, muchos elementos de moda masculina se relacionan con la guerra.

Suponiendo de que el individuo fuera diestro, podrían desenfundar de manera sencilla sus armas sin ningún tipo de obstáculos. Es decir, la mano derecha debía alcanzar el lado izquierdo del cuerpo sin obstaculizarse con el cierre de la vestimenta en el proceso.

Por supuesto, no hay una razón específica por la cual las empresas de moda deban continuar cosiendo los botones en lados opuestos. No obstante, esto es algo que ha perdurado durante décadas, haciendo que la diferencia entre las prendas femeninas y masculinas queden estandarizadas con este diseño.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 3

#1
19-05-2018 / 12:57
Asco
Puntuación 7

Si fuera al revés, que los nobles no se vistieran solos, ya habrían salido las feminazis a cambiarlo todo

#2
20-05-2018 / 19:27
usuarix
Puntuación 2

uy ya van a venir las feminazis a decir que tener los botones del lado izquierdo es una forma de opresión del heteropatriarcado maligno para que se les dificulte mas vestirse

#3
20-05-2018 / 20:06
Jajaja tenéis medio cerebro derretido
Puntuación 1

Hombre... no diréis que curiosamente las teorías sean para decir que el hombre es el activo Guerrero y la mujer la noble que no hacía nada.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.