Buscar

Por qué nunca debes rascarte cuando te pica

25/05/2018 - 14:49
  • Rascarse en la zona afectada proporciona un maravilloso alivio
  • El picor es un síntoma que se asocia a muchas afecciones de la piel
Imagen: iStock

Esto es algo que conocerás de primera mano si alguna vez has tenido comezón: rascar la zona afectada proporciona un maravilloso alivio, pero después vuelve con más fuerza y más ganas de rascarse. Cuando lo hacemos, solo hace que empeorar y pone en marcha una respuesta inflamatoria en nuestra dermis.

El picor es un síntoma que se asocia a muchas afecciones de la piel, como por ejemplo las picaduras de insectos, eczemas o tener la piel seca. Y sin embargo, no todas requieren ese frenesí de rascarse hasta que la dermis se vuelve roja.

Por esta sencilla razón que hoy hablaremos de cinco afecciones del cuerpo que, a pesar de que piquen mucho, no deberías tocar.

Piel seca

Imagen: iStock

Una de las causas más comunes de picazón se produce cuando la capa externa de la piel se seca. Esto sucede porque las ceramidas y lípidos que actúan como barrera natural en nuestro cuerpo desaparecen. Y aunque rascarse puede proporcionar un alivio inmediato, puede causar estragos en la capa superficial. Es decir, tu dermis podría empezar a formar grietas y aberturas, que a su vez conducen a algo peor.

Para prevenirlo, debes asegurarte de evitar las duchas calientes o de enjabonarte el cuerpo con agresividad. En este caso, lo mejor es sellar la piel aplicando diariamente un ungüento o crema hidratante cuando la piel aún está ligeramente húmeda.

Picaduras de mosquito

Imagen: iStock

Esta es una de las dolencias más comunes cuando llega el buen tiempo y el verano. El comezón de las picaduras de mosquito se debe a la saliva que usa este insecto nos provoca una reacción alérgica. Entonces, la zona se inflama y nos deja una roncha de color rojo que pica mucho, pero rascarse es lo peor que se puede hacer; sólo harás que se activen las defensas de tu cuerpo y generar más picor.

Piel quemada

Imagen: iStock

Por si el abrasador dolor de las quemaduras solares no fuera suficiente castigo por no utilizar protector solar, la afección se traduce a un picor tan irritante que también se podría definir como infernal. Al igual que con otras heridas, la quemadura de sol envía una respuesta de defensa. La piel se enrojece, lo cual, a su vez, lleva a un terrible picor. Rascarse agrieta la piel, retrasa el proceso de curación y empeora el picor. Los geles de aloe vera son lo mejor para calmar y aliviar el escozor.

Caspa

Imagen: iStock

La caspa puede ponerte en una situación embarazosa, pero el cuero cabelludo puede empezar a picar en cualquier momento y volverte loco. Técnicamente, la caspa es una afección dermatológica muy común en el cuero cabelludo: consiste en el desprendimiento de láminas u hojuelas de la piel muerta, acompañado de un picor muy intenso.

En algunos casos, la caspa puede estar relacionada con mala nutrición, particularmente la deficiencia de zinc. No obstante, la aparición de caspa puede reducirse, especialmente con aquellos que sufren casos leves.

Algunas personas evitan lavar su cabello, creyendo que el efecto resecador del champú empeorará su caspa. Sin embargo, al lavarse el pelo con regularidad hace que la piel muerta se retire antes de que se acumule en hojuelas más notables.

Eczema

Imagen: iStock

Si tienes eczema, sabrás cuán desafiante puede ser luchar contra el impulso de rascarse. Esta condición puede ser tan incómoda que algunas personas con la afección inconscientemente se rasca mientras duerme. Afortunadamente, existen estrategias aprobadas por expertos que pueden ayudar a aliviar el picor. Además de los tratamientos recetados por un médico, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a combatir ese impulso a rascarse.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.