Buscar

¿Sabías que puedes abrillantar tus uñas con un simple ticket de la compra?

5/06/2018 - 13:15
  • No hay nada peor que malgastar tu tiempo para que se astillen minutos después
  • Es fundamental cuidarlas como es debido: las manos son la carta de presentación
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

No hay nada peor que pasar una hora arreglando tus uñas solo para que se astillen o manchen minutos después: a veces, aplicar esmalte es un esfuerzo que requiere de su técnica. Y aunque sería fantástico ir todos los días a hacernos la manicura, no es una idea muy atractiva para nuestro bolsillo.

Se dice que las manos son la carta de presentación de una persona, por ello es fundamental cuidarlas como es debido. Mantener las uñas y manos sanas, limpias y brillantes -te guste o no- refleja de alguna manera nuestra manera de ser.

A algunas personas les gusta llevarlas pintadas de colores, mientras que otras prefieren lucirlas naturales y bien cortadas. Sin embargo, los esmaltes pueden dañar las uñas (convirtiendo la lámina ungueal amarilla) y una manicura excesivamente agresiva puede influir en la manifestación de las manchas blancas.

Dado que probablemente no tienes ni el tiempo ni la paciencia suficiente para esperar a que el esmalte se seque, te contamos un sencillo truco para abrillantarlas con un ticket de la compra.

En otra ocasión hemos hablado del término urawaza: algo así como "remedios de la abuela" del país del sol naciente, Japón. Son trucos que optimizan una actividad cotidiana que han sido compartidos por el boca a boca y que se transmiten de generación en generación. Esta vez, el urawaza nos enseña a utilizar un objeto de la vida diaria y que no ha sido creado para tal uso, con la finalidad de abrillantar y pulir nuestras uñas.

Frota y comprueba los resultados

Imagen: iStock

Sólo tienes que coger uno de esos tantos recibos de la compra y empezar a frotarlo sobre la superficie de cada uña. Tras unos segundos, podrás comprobar que efectivamente parecen otras. Esto es debido a que al frotar, se crean unas pequeñas burbujas invisibles en la parte brillante del recibo, haciendo la misma función que una pulidora profesional.

Si no te lo crees, te invitamos a que la próxima vez que tengas un ticket a mano lo intentes: frota rápidamente tus uñas y observa cómo parece que te acabas de hacer una manicura profesional.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0