Buscar

Usar desodorante y otros hábitos diarios que crees que son malos pero no lo son

11/06/2018 - 12:47
  • Nos ponemos barreras en lo que se refiere a prácticas del día a día
  • Hay algunas costumbres que creemos dañinas pero tienen su lado positivo
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Cuando nos proponemos llevar una vida saludable siempre nos ponemos barreras en lo que se refiere a ciertas prácticas del día a día, pero todas esas cosas que creemos dañinas tienen también su lado positivo.

Usar desodorante

Siempre ha existido el rumor de que el uso de desodorante puede provocar cáncer de piel. Los que defienden esta idea alegan que los sprays basados en aluminio pueden ocasionar graves problemas cutáneos, como el cáncer, si se absorben a través de pequeños cortes en la piel. Recientemente, la Asociación Americana Contra el Cáncer ha nombrado sendos estudios que desmienten este mito.

La cerveza después del trabajo

La bebida alcohólica que normalmente se ejemplifica como saludable suele ser el vino, aquello de "una copita de vino en la comida" lo habremos escuchado varias veces, pero ¿y la cerveza?. Men's Health ha publicado numerosos estudios que reflejan que un consumo moderado puede ayudar a evitar todo tipo de problemas de salud. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes de tipo 2 o la aparición de piedras en el riñón.

No ducharse todos los días

La ducha es un proceso indispensable de higiene personal. Bañarse diariamente elimina un gran número de bacterias del cuerpo, pero aunque no lo creas, en exceso esto es malo. La Universidad de Ciencia Genética de Utah ha revelado que ducharse en exceso puede afectar al "microbioma humano". Las bacterias de las que nos deshacemos al ducharnos son las mismas que ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune, y estar constantemente deshaciéndose de ellas puede afectar a la salud.

El queso

El gran contenido de grasa, sodio y colesterol que posee el queso le ha provocado caer en el saco de la comida poco saludable desde hace tiempo, pero no todo es tan malo. Estudios de la revista Time revelan que el queso también contiene grandes cantidades de proteína, calcio y vitamina B12, y se ha etiquetado como un alimento beneficioso para evitar enfermedades cardiovasculares y digestivas gracias a su peculiar ácido graso.

Picar entre horas

Los "snacks" entre las comidas siempre han sido el alimento prohibido cuando nos ponemos el objetivo de perder peso, pero hay una serie de beneficios e inconvenientes que hay que tener en cuenta. Cuando entre horas nos entra mucha hambre, lo mejor es comer algo para evitar atiborrarse en la siguiente comida. Eso sí, hay que evitar los snacks muy procesados, salados, o con grandes cantidades de azúcar.

Masticar chicle

Según un estudio publicado por investigadores británicos de la Universidad de Cardiff, masticar chicle ayuda a prestar más atención a tareas que requieran una monitorización continua por periodos largos de tiempo, ya que puede beneficiar a los tiempos de reacción y los reflejos. Por otra parte, es mejor que los chicles estén libres de azúcar, ya que consumir chicle con unos elevados niveles de azúcar puede facilitar la formación de cavidades y ser perjudicial para la salud.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.