Buscar

Las siete maravillas del mundo para los amantes de las montañas rusas

4/07/2018 - 13:21
  • Muchos buscan deliberadamente las más vertiginosas para liberar adrenalina
Imagen: iStock

Existen dos tipos de personas: los que tienen miedo a las montañas rusas y aquellos que si pudieran nunca se bajarían del vagón. Dependiendo de la velocidad, la altura y la liberación de adrenalina, este tipo de atracciones pueden ser estimulantes o aterradoras, y hay tantas repartidas alrededor del mundo que es difícil saber cuáles son las más intensas.

No son pocos los que preferirían hacer cualquier otra cosa que no fuera ir a un parque de atracciones, prefiriendo mantener los pies en tierra firma. Sin embargo, otras personas buscan deliberadamente las montañas rusas más vertiginosas que existen, viajando por todo el mundo para tener la oportunidad de liberar algo de adrenalina.

Sus acentuadas pendientes, velocidad, curvas sinuosas y la tendencia de ir cabeza a bajo en el recorrido, son algunas de las razones para ponerse nervioso antes de subir a bordo. Si eres de los que buscan esta experiencia, hoy encontrarás las siete maravillas del mundo en cuanto a montañas rusas se refiere.

1. Kingda Ka en Nueva Jersey

Kingda Ka se encuentra en Six Flags Great Adventure, un parque de atracciones ubicado a 100 kilómetros de Nueva York. Es, además, la montaña rusa más alta del mundo, manteniendo este récord desde 2005. Con una altura de 139 metros, proporciona una caída en vertical de lo más vertiginosa, alcanzando una velocidad de 260 km/h en menos de 3,5 segundos.

2. Fórmula Rossa en Emiratos Árabes Unidos

Esta montaña rusa ubicada en el parque temático Ferrari World en Abu Dhabi se ha ganado el récord de ser la más rápida del mundo porque alcanza una velocidad de 240 km/h en menos de 5 segundos. Cabe decir que esta es la velocidad real que consigue un coche de F1 en las carreras. El paseo tiene una longitud total de 2.000 metros, aunque difícilmente puedes distinguirlo debido a la alta velocidad del tren.

3. Takabisha en Japón

El Takabisha se encuentra en el Fuji-Q Highland, ubicado en Fujiyoshida, Japón. Es una maravilla de ingeniería y es una de las pocas montañas rusas con un ángulo vertical de 121 grados. Para aquellos que se atreven a subir en uno de sus vagones, experimentan un viaje que desafía la gravedad y que dispara altos niveles de adrenalina.

4. Expedition GeForce en Alemania

Expedition GeForce no es famoso por su velocidad o altura (aunque posee ambas características), sino por ser una de las montañas rusas más grandes de Europa y por tener una caída de 82 grados. Los trenes viajan a una velocidad de 120 km/h a través de un recorrido de 1,2 kilómetros con siete períodos de ingravidez. En su punto más alto, el recorrido llega a 53 metros sobre el suelo.

5. La venganza del fantasma en Pensilvania

La fama de Phantom's Revenge no se debe tanto a lo veloz o alta que es su pendiente, sino por la ambición de su caída. La montaña rusa se puede encontrar en Kennywood Park en Pittsburgh, sumergiendo a los pasajeros a 71 metros bajo la estructura del Thunderbolt a una velocidad máxima de 137 km/h.

6. Torre del Terror II en Australia

Tower of Terror II está situada en el parque temático Dreamworld, en Queensland, Australia. Esta montaña rusa permite una capacidad de hasta 14 pasajeros, los cuales suben una pendiente de 115 metros de altura para después caer a una velocidad de 160 km/h.

7. Intimidator 305 en Virginia

El Intimidator 205 se encuentra en el parque temático de Kings Dominion en Doswell, Virginia. Es considerada una de las montañas rusas más intimidantes de Estados Unidos. La atracción combina la velocidad y la altura al empujar a los pasajeros por su pendiente de 93 metros de altura alcanzando una velocidad máxima de 140 km/h en tan solo 20 segundos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.