Buscar

¡No mates a este insecto si lo ves correteando por tu casa!

15:59 - 7/07/2018
  • No hay nada más aterrador que encontrar uno de estos bichos colgados de la pared
  • Estos ciempiés están realmente a la búsqueda de plagas aún más desagradables
Imagen: iStock

No hay nada más aterrador que encontrar uno de estos insectos con innumerables patas alargadas colgando en la pared de tu salón. Pero antes de ponerte a gritar como si no hubiera mañana mientras buscas tu zapatilla de ir por casa, debes saber que este ciempiés está lejos de ser malo.

A pesar de que a nadie le gustan los bichos raros que se cuelan en casa -más en época de calor y humedad-, estos ciempiés de 15 pares de patas están realmente a la búsqueda de plagas aún más desagradables. Estos ciempiés domésticos tienden a esconderse en áreas húmedas en busca de cucarachas, hormigas, arañas, termitas e inclusive larvas de escarabajos.

Pero, ¿cómo pueden ser predadores de todos estos inquilinos? Estas criaturas pueden tener hasta treinta patas, por lo que pueden moverse bastante rápido. Además, sus dos extremidades delanteras se doblan como colmillos llenos de veneno para inyectar a sus víctimas. (No te preocupes: estos "colmillos" no son lo suficientemente fuertes como para atravesar la piel humana).

Es una especie que puede aparecer en verano y en los lugares más húmedos de la casa, como por ejemplo el fregadero, la bañera o detrás de algunos muebles. Los expertos aseguran que es en esta época del año cuando son más abundantes porque sus huevos eclosionan en primavera después de invernar.

Es idóneo de cara a terminar con otro tipo de plagas

Imagen: iStock

Sabemos que no es un insecto con el que simpatizamos de buenas a primeras, pero es una de las mejores defensas de la naturaleza contra otro tipo de inquilinos que aparecen en verano. Es por ello que su presencia es idónea de cara a terminar por completo con otras plagas en los hogares.

Ahora bien, esto no significa que debas dejar que tu casa se convierta en un paraíso para los ciempiés domésticos. Sin embargo, el lugar de matarlos considera recogerlos en un frasco y llevarlos a un área alrededor de tu hogar con muchas hojas y humedad. De lo contrario, puedes dejarlo adentro y dejarle hacer su trabajo. Si no le molestas, él no te molestará.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.