Buscar

¿Cómo poner a punto tus redes sociales a la hora de buscar trabajo?

9/07/2018 - 12:38
  • Las redes pueden ser una herramienta muy útil para la búsqueda de empleo
  • La mayoría de empresarios/as se centran en ojear Facebook, Twitter y Linkedin
Imagen: iStock

Las redes sociales son, a día de hoy, un foro público de nuestra vida personal. En ellas podemos crear perfiles, subir fotos y vídeos, enviar mensajes y mantenernos en contacto con amigos y familiares. Sin embargo, a pesar de poder compartir nuestro día a día de manera virtual con nuestros seguidores, estas publicaciones pueden tener sus contras a la hora de buscar trabajo.

Muchas veces se ha hablado de las redes sociales como causa de la pérdida de un empleo, si no llevas el control de las fotos que subes (o que otros suben de ti) puede dar lugar a problemas profesionales. Por otra parte, las redes tienen otra cara, y pueden ser una herramienta muy útil para la búsqueda de empleo, y cada vez más las empresas encuentran nuevos trabajadores a través de los perfiles de Internet. Te traemos algunos consejos para acondicionar tus redes sociales y hacer de tus perfiles tu currículum personal.

Mantén tu perfil limpio

Si tu intención es hacer tu perfil atractivo para encontrar trabajo quizá deberías dedicar una tarde a "hacer limpieza". Empieza por las fotos de juerga, no es necesario que borres todas las fotos de vida social, pero evita aparentar estar algo "perjudicado/a". Evita posts largos en tu perfil, sobre todo si pueden generar ofensa a un colectivo por ideología política... Nunca sabes quién te puede estar leyendo.

No hace falta tener muchas cuentas

De hecho, todo lo contrario, es mejor tener dos perfiles cuidados y elaborados que estar en diez redes sociales diferentes. A la hora de buscar trabajo, la mayoría de empresarios/as se centran en ojear Facebook, Twitter y Linkedin sobre todo. Sabiendo esto, es mejor ser cuidadoso con estas tres redes sociales y mantenerlas actualizadas, ya que será la primera referencia que los empresarios tengan de ti.

Usa tu nombre real

Puede parecer obvio, pero a la hora de crear redes sociales es posible que hayas usado un "nickname" o seudónimo. Esto está bien para relacionarte con los amigos, pero a la hora de encontrar trabajo, es imprescindible que el empresario/a te encuentre por tu propio nombre, con lo cual intenta mantenerlo en las tres redes mencionadas anteriormente.

Unifica tus cuentas

Si seguimos hablando de Twitter, Facebook y Linkedin, es bueno que las tres redes estén conectadas. Si enlazas las tres redes será más sencillo navegar por tus perfiles y ahorrarás tiempo al empresario/a. Si tienes una página web personal, asegúrate de que alberga enlaces a todas tus redes sociales, si puede ser en la cabecera de la web, o en un lugar visible, mucho mejor.

No mantengas conversaciones en redes

Aunque pueden ser un excelente canal para encontrar trabajo, no funcionan muy bien como herramienta de comunicación profesional directa. Pueden servir para establecer contacto, pero una vez empezadas las negociaciones, se recomienda utilizar el formato e-mail, que suele ser un entorno más calmado y profesional.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.