Buscar

Esto debes hacer cuando despiertas en mitad de la noche y no puedes dormir

13/07/2018 - 13:52
  • Existen una infinidad de razones por las que puedes despertarte
  • Resulta difícil volver a conciliar el sueño después de una serie de interrupciones
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

A todos nos ha pasado al menos una vez: te quedas dormido profundamente después de un duro día, pero alrededor de las dos de la madrugada ocurre algo. De repente estás completamente despierto y no puedes dormir, sin importar cuántas ovejas hayas contado o cuántos vasos de leche bebiste para conciliar el sueño.

Existen una infinidad de razones por las que puedes despertarte en mitad de la noche; desde trastornos físicos como los movimientos de tu pareja hasta los ronquidos de un familiar, pasando por pensamientos sobre el día anterior. A menudo puede resultar difícil volver a conciliar el sueño después de esta serie de interrupciones. No obstante, hoy explicamos una serie de cosas que puedes hacer para volver a dormirte.

No tengas miedo de levantarte. ¿No puedes volver a dormir después de estar dando 20 vueltas en la cama? Bueno, podría ser hora de levantarse. Ya sea abrir la nevera para beber un trago de agua o que sientas la necesidad de visitar el servicio, cualquier tipo de actividad que despeje tu mente ayudará a que, más tarde, puedas conciliar el sueño.

Aleja tu teléfono móvil. Cuando intentas conciliar el sueño en mitad de la noche, uno de los mayores obstáculos es la luz. Esto es especialmente cierto cuando se trata de la luz azul de tu smartphone, brillando directamente sobre tus ojos. Además, existe la tentación de visitar las redes sociales o algunas páginas de noticias, cosa que puede convertir una interrupción de sueño de 15 minutos en una noche perdida.

No mires la hora. No hay cosa más molesta cuando no puedes dormir que ver cómo pasan las horas mirando el reloj. Da igual que sean las dos de la madrugada o las cinco, se trata de un gesto que hacemos casi de manera inconsciente y que nos estresa más de lo que puedas imaginar. Comenzar a pensar en las horas de sueño que nos restan termina estimulándonos y por lo tanto impidiendo que durmamos.

Haz algunos ejercicios respiratorios. Es probable que las personas que están tensas o nerviosas no consigan volver a dormirse, por lo que en este caso lo mejor es intentar relajarse. ¿Cómo? Una forma sencilla de lograr esto es hacer ejercicios respiratorios: coge aire por la nariz y échalo por la boca en un ciclo rítmico.

Céntrate en las cosas que te relajan. Una de las claves para volver a dormirse en mitad de la noche es centrarse en las imágenes mentales de lo que más te relaja. Imagina que estás en una playa o en tu lugar favorito de vacaciones. Para ti, estas imágenes podrían ser cualquier cosa: pensar en una película que te ha gustado o recordar la historia de tu libro preferido. Este tipo de pensamientos, en los que cuidadosamente imaginas cada detalle, es uno de los trucos más efectivos para volver a dormirse.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.