Buscar

El método japonés para ahorrar siguiendo 7 sencillos pasos

16:10 - 14/07/2018
  • Seguro que has probado trucos para ahorrar hasta el último céntimo
  • Existe un método japonés que se ha ganado el lugar del más efectivo
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Lo más seguro es que hayas intentado todo tipo de trucos para ahorrar hasta el último céntimo de tu cartera: no salirte del presupuesto, hacer cuentas de los próximos gastos y de los posibles imprevistos, revisar tu cuenta bancaria, comprarte una hucha... Sin embargo, no importa cuánto empeño pongas en lograr tu objetivo, nunca consigues dar con el método perfecto para economizar tu bolsillo.

Casi el 60% de los españoles temen no tener los suficientes ahorros para mantenerse a sí mismos una vez que se jubilen. Es por ello que ahorrar representa una solución para muchos de nosotros, pero al mismo tiempo es una meta casi imposible de alcanzar con tantos gastos e imprevistos a pagar cada mes.

Sin embargo, existe una herramienta aparentemente simple para principiantes que se ha ganado un lugar entre los libros más vendidos del mundo. Se conoce con el nombre de Kakebo, una versión adaptada del nombre japonés "Kakeibo", cuyos kanjis literalmente significan "libro nacional para promover el ahorro".

Kakebo cuenta con un atractivo planteamiento que permite a las personas registrar manualmente todos los gastos en categorías codificadas por colores. Al final de cada mes, el gasto total se calcula y analiza mediante el uso de personajes animados. El libro también plantea preguntas y brinda consejos diseñados para ayudar a los lectores alcanzar sus objetivos financieros.

No obstante, hoy explicaremos manualmente los siete pasos que debes seguir según Kakeibo; un modelo de cuentas para el ahorro con el que seguro conseguirás resultados.

Método Kakeibo

1. Ordena tus ingresos y gastos fijos mensuales. Lo primero que debes hacer es anotar el total de tus ingresos y restar los gastos fijos, como por ejemplo:

- Pagar la hipoteca o alquiler

- Letra del coche

- Servicios públicos (luz, agua, internet, telefonía, etc)

2. Marca un objetivo de ahorro. Es fundamental que este objetivo sea realista, un ahorro que esté dentro de tus posibilidades y que de verdad puedas cumplirlo.

3. Programar cómo vas a hacerlo. Lo peor que puedes hacer es improvisar. Para conseguir la meta que te has propuesto es importante que medites sobre cómo puedes alcanzar tu objetivo. Por ejemplo, llevarse la comida al trabajo, ir al cine sólo un fin de semana…

4. Organiza tus gastos por categorías. Este apartado sugiere que debes definir en qué estás gastando tu dinero a través de cuatro categorías: supervivencia, ocio, cultura/educación y extras.

5. Sigue semanalmente tus gastos. Esto no solo permite conocer cuánto dinero gastamos a la semana, sino que permite conocer las categorías en las que gastamos más.

6. Analiza los resultados. Si sigues todos estos pasos, cada mes podrás estudiar en qué días y semanas gastas más dinero y si lograste o no tus objetivos.

7. Fijar objetivos más altos. Una vez que empieces a coger carrerilla con estos sencillos pasos, puedes ir aumentando poco a poco los ingresos de tu objetivo mensual. Además, con el paso de los meses empezarás a sentirte orgulloso de ti mismo y pensarás dos veces en si permitirte caprichos.

Otras noticias

Contenido patrocinado

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.