Buscar

Los refranes españoles se convierten en los mejores memes

20/07/2018 - 12:33
  • Una usuaria adapta el refranero español en formato meme
Más noticias sobre:
Imagen: Twitter / @FincesaTiesa

Como bien sabrás, los refranes son dichos que reflejan experiencias y verdades como templos. A menudo son metafóricos, pero ¿has pensado alguna vez cómo serían si se transformaran en memes? Pues bien, la usuaria de Twitter llamada @FincesaTiesa se ha vuelto viral por adaptar el refranero español en formato meme.

Siempre hay un refrán que decir en un determinado momento, pero es indiscutible que han quedado algo anticuados. No obstante, la usuaria @FincesaTiesa ha descubierto cómo adaptarlos al siglo XXI: une el refranero español y la comunidad de Twitter para convertirlos en memes.

A través del tuit "Refranes clásicos en formato meme I", titulado por la propia usuaria, se tomó la iniciativa de que centenares de tuiteros pusieran sobre el tapete su creatividad con obras maestras tan brillantes como las que hemos recopilado.

"Más vale prevenir que curar"

"Dale un pez a un hombre y comerá un día... Enséñale a pescar y comerá siempre"

"El que no sabe, es como el que no ve"

"Quien se pica, ajos come"

"Estar entre la espada y la pared"

"Dar la mano y que te cojan el brazo"

"La curiosidad mató al gato"

"Se coge antes a un mentiroso que a un cojo"

"La gota que colmó el vaso"

"La avaricia rompió el saco"

"Sobre gustos no hay nada escrito"

"Mala hierba nunca muere"

"Todos los caminos llevan a Roma"

"El tiempo lo cura todo"

"El saber no ocupa lugar"

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora