Buscar

Estas tres figuras históricas no se parecen en nada a como las imaginabas

3/08/2018 - 13:14
  • Si retrocedemos en el tiempo nos enfrentaremos a un mundo que rompe expectativas
  • La imagen mental que hemos formado puede no ser nada afín a como eran
Más noticias sobre:
Imagen: Archivo

El principal problema con la percepción que tenemos de algunas figuras históricas es que, a lo largo de los años, las películas de Hollywood y las series de televisión nos han hecho imaginar a nuestros antecesores de una manera que realmente no son.

Si retrocedemos en el tiempo nos enfrentaremos a un mundo que rompe cualquier expectativa. Lejos de tener un parecido razonable a la realidad, la imagen mental que hemos formado de algunas figuras famosas de la historia pueden no ser nada afines a cómo son verdaderamente.

No nos referimos a pequeños detalles como el color de una túnica, sino de rasgos y características de personas que hicieron historia. Por ello, con tal de aclarar todo este embrollo, hablaremos de cinco personajes que no se parecen en nada a como las imaginabas.

1. Pocahontas

Este clásico de Disney cuenta la historia de una princesa nativa con espíritu libre que se debate entre hacer lo correcto o seguir lo que dicta su corazón. No son pocos los que creen que el relato de la vida de Pocahontas es un fiel reflejo de los acontecimientos producidos en la película. Sin embargo, la historia real es completamente distinta.

En primer lugar, su verdadero nombre es Matoaka; Pocahontas es solo un apodo. Cuando los europeos llegaron para colonizar la tierra de Powhatan, Pocahontas no le dio la espalda a su familia para estrechar lazos con la cruzada británica. De vez en cuando llevaba comida a los colonos para aliviar tensiones entre los dos pueblos, y contrariamente a la creencia popular, Pocahontas nunca tuvo un romance con John Smith.

2. Buda

Es probable que hayas visto todo tipo de figuras y estatuas en tiendas de antigüedades o incluso en restaurantes chinos. Siempre lo representan gordo y sonriente, pero ¿sabías que ese no es el verdadero Buda? En realidad, es Budai, el "Buda que ríe", que es una reencarnación del "real", Siddhartha Gautama.

El auténtico es delgado, porque en la tradición budista, una vez que has sido iluminado ya no deseas los placeres del mundo. Gautama pasó la mitad de su vida en la riqueza y la otra mitad en la pobreza, con el fin de encontrar un equilibrio. Su filosofía se convirtió en la religión budista que conocemos hoy en día.

3. Cleopatra

A menudo se ha descrito como una mujer con una belleza superior y ha sido interpretada en innumerables películas como una seductora con mucho glamour. Pero, ¿era realmente Cleopatra la famosa belleza a la que frecuentemente se la representa? La respuesta corta es no.

Aunque en Hollywood nos cuentan otras historias, ella fue la última Faraón del Antiguo Egipto. Comenzó a gobernar con su padre, pero luego fue la única gobernante de todo un Imperio. La mayoría de las personas la reducen a su aspecto a pesar de su poderoso reinado, especialmente debido a sus relaciones con Julio César.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.