Buscar

Estos son los rincones más sucios de cualquier habitación de hotel

18:03 - 5/08/2018
  • Te hospedas en un lugar donde cientos de personas han dormido antes que tu
  • Los gérmenes que encontrarás probablemente no sean peligrosos para la salud
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Cuando reservas una habitación de hotel, sabes que te estás inscribiendo para permanecer en un lugar donde cientos -tal vez miles- de personas se han hospedado antes que tu. No es noticia que los huéspedes anteriores dejen gérmenes atrás, pero es posible que te sorprenda conocer cuáles son los rincones más sucios.

Con una gran multitud de habitaciones por limpiar en un turno de ocho horas, es normal que el personal del hotel no desinfecte los dormitorios de arriba a abajo todos los días; en temporada alta tienen aproximadamente 30 minutos para higienizar los cuartos.

También es importante tener en cuenta que los gérmenes que encontrarás en una habitación de hotel probablemente no sean peligrosos. Después de todo, estás rodeado de bacterias y virus donde quiera que vayas, y las probabilidades de enfermar con los microorganismos que dejan otros huéspedes son prácticamente nulas. Aún así, es conveniente tomar precauciones y saber cuándo lavarse las manos.

Mando a distancia

Tener acceso a canales de televisión en tu habitación de hotel puede ser ideal. Tal vez te gusta tener de fondo tu programa favorito para poder conciliar el sueño o quieras ver las noticias para saber qué clima hará el día siguiente. Sea cual sea la razón para coger el mando a distancia, debes saber que este aparato electrónico es un importante centro de gérmenes, ya que ha entrado en contacto con diferentes manos.

Almohadas

Generalmente, el personal de limpieza cambia las sábanas a medida que llegan nuevos huéspedes. Pero en cambio, el registro de nuevos inquilinos puede ser tan rápido que lavar las almohadas se hace una tarea imposible. Mientras dormimos, liberamos aceites corporales y desprendemos células muertas que pueden caer sobre la colcha junto con bacterias que podríamos tener en la piel.

Lámparas e interruptores de luz

El mismo equipo de investigadores que descubrieron multitud de bacterias en los controles remotos de TV, también encontraron una gran contaminación bacteriana en los interruptores de las lámparas que se colocan en la mesilla de noche. Los interruptores, especialmente los del baño, son propensos a acumular grandes cantidades de bacterias debido a las muchas manos que los tocan.

El edredón

No hay nada que nos guste más que llegar a un hotel y tirarnos en la cama con un edredón grueso. Pero, ¿con qué frecuencia crees que estos edredones se limpian? ¿Y con qué frecuencia crees que alguien más ha hecho exactamente lo mismo que tu? Bueno, la mayoría de los huéspedes usarán el edredón, pero no se limpiarán después de cada uso de la habitación.

Llaves de la habitación

Este es una de las cosas que probablemente toques varias veces al día y nunca pensaste: la tarjeta que abre tu habitación de hotel. Ponte en situación: has comido, ido al lavabo, tocado centenares de superficies públicas y vuelves a tu habitación con una llave que ya habían palpado antes miles de huéspedes.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.