Buscar

Un supermercado vende minutos en su cámara frigorífica ante la ola de calor

7/08/2018 - 13:37
  • Europa se ha visto sumergida en una agobiante ola de calor
  • Ha sido necesario reacondicionar espacios ante las altas temperaturas
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

En los últimos días, Europa se ha visto sumergida en una agobiante ola de calor. La gente trata de refrescarse como puede, acudiendo a piscinas o a la playa, toda excusa es buena con tal de escapar durante un par de horas del calor. Como siempre, recordamos que ante tan altas temperaturas se recomienda utilizar siempre protección solar y si es posible, algo para cubrirnos la cabeza si es necesario salir a la calle.

En Europa, donde más se está notando esta ola de calor es en Alemania. Allí ya ha empezado el curso escolar, y ha sido necesario reacondicionar muchos espacios ante el insoportable calor en la aulas. El gobierno ha tenido que tomar incluso medidas sociales y ha arrancado un programa para entregar protector solar y agua a los sin techo que frecuentan las calles de grandes ciudades como Berlín, donde el calor es insoportable.

La mayoría de comercios permanecen vacíos, ya que la gente directamente no se atreve a salir de casa. Sin embargo, el supermercado de Lars Koch ha tenido una idea: ofrecer su cámara frigorífica al público.

Edeka / Lars Koch

Lars cuenta que la idea surgió cuando varios clientes le pidieron que les dejase entrar en la cámara frigorífica a modo de broma, y en esa broma el supermercado vio un buen negocio. No tardó en poner un cartel con varias tarifas, dependiendo del tiempo de estancia en la cámara, la más básica son dos minutos por 3 euros, y la más completa, 10 minutos por 20 euros. Incluso llegó a acondicionar la cámara, poniendo unas sillas y una sombrilla para que todo aquel que entrera pudiera disfrutar del fresco. Cabe destacar que por higiene, en esa cámara solo almacenaba productos envasados, fruta y verdura.

El problema es que la cámara alcanza valores de bajo cero y la mayoría de la gente se echa atrás nada más se abre la puerta, el choque de temperatura es demasiado brusco. De momento Lars sólo ha conseguido facturar 20 euros con su idea, pero desde luego, ha demostrado saber adaptar su negocio a las circunstancias meteorológicas.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.