Buscar

De básico a experto, estas son las tres mejores formas de romper un huevo

10/08/2018 - 13:21
  • Hay varios métodos que puedes llevar a cabo según tu nivel de destreza
  • Cascarlo con un tenedor no es la mejor manera de hacerlo porque astilla la cáscara
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Ya seas un cocinero novato o experto, es seguro decir que una de las experiencias más frustrantes y tediosas en una cocina es cuando cascamos un huevo y la yema se rompe. Sin embargo, afortunadamente hay varios métodos que puedes llevar a cabo según tu nivel de destreza.

Es fácil llegar a pensar que el hecho de cascar un huevo con un tenedor es la mejor manera de hacerlo, pero este método astilla la cáscara en trozos pequeños, y la mayoría de veces rompe la yema. Y dado que agrietar un huevo es algo que permite cocinar desde lo más básico hasta lo más complejo, con ayuda de estos consejos podrás romperlos correctamente.

¡No rompas los huevos en el borde de un bol!

Antes de nada, hay que dejar en claro por qué romper un huevo contra el borde de un bol no es la mejor forma de hacerlo. Lo más seguro es que este sea el método en que lo has hecho siempre, pero es innegable que aumentamos el riesgo de que caigan pequeños pedazos de cáscara en el recipiente.

¿Por qué no hay que hacerlo así? Primero -y más obvio- porque lo estás rompiendo justo sobre el bol o taza, de modo que si el huevo se rompe, es ahí donde caen los trozos de la cáscara. Este método también corrompe la fina piel que se encuentra debajo de la superficie, lo que significa que los pequeños fragmentos no quedarán pegados al huevo.

Cuando cascamos el huevo sobre una superficie plana, como una encimera, la membrana permanece intacta y ayuda a sostener los trozos de cáscara cuando lo abres y dejas que su contenido caiga en el recipiente en cuestión.

Principiantes: casca el huevo en la encimera

En primer lugar, debes saber que el punto medio o ecuador es el punto débil del huevo, por lo que debes apuntar a esta área cuando vayas a romperlo. Hazlo suave pero firmemente; golpéalo contra la esquina de la encimera de tu cocina, de modo que su lado quede en ángulo recto contra la superficie.

Es mejor darle un golpe seco que varios; hacerlo múltiples veces puede aumentar el riesgo de romper la membrana y la cáscara en pedazos. Dicho eso, tampoco te vengas arriba: cascar el huevo demasiado fuerte puede aplastar la corteza hacia adentro, por lo que es casi inevitable que caigan pequeños trozos al recipiente.

Intermedio: casca dos huevos juntos

No hay nada como una buena exhibición culinaria para impresionar a tus amigos y familiares. En este método, puedes romper un huevo golpeándolo contra otro. Para hacerlo, solo tienes que mantener un huevo en cada mano y hacer que se choquen justo en la parte del ecuador. Uno de ellos se romperá. Después, solo tendrás que proceder a separar la cáscara y verter el contenido en un cuenco o sartén.

Avanzado: romper el huevo con una mano

Este método, sin lugar a dudas, te hará parecer como un chef profesional. Además, puede llegar a ser el más satisfactorio, pero también es el que tiene más probabilidad de salir mal si no tienes cierto nivel. Lo único que tienes que hacer es sujetar el huevo en una mano y colocar los dedos de manera que el pulgar y corazón estén en un lado del ecuador, y tus dedos anular e índice hacia la parte alta y baja del huevo. Después rompemos un poco la cáscara y aplicamos una pequeña presión hacia afuera.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.