Buscar

Plantas aparentemente inofensivas que podrían matarte

12:44 - 12/08/2018
  • Los colores más vistosos y brillantes están relacionados con el peligro
  • Se recomienda no interactuar con plantas y frutos que desconocemos
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Dentro de la madre naturaleza, sobre todo en lo que se refiere a la flora, los colores más vistosos y brillantes van muchas veces de la mano con el peligro. Siempre es recomendable no interactuar con plantas o frutos que no sabemos exactamente lo que son, ya que existen muchos árboles, flores y bayas que pueden causar daños físicos solamente con tocarlos.

Entre los síntomas destacan la aparición erupciones cutáneas con mucho picor, problemas respiratorios, ceguera temporal e incluso fallos de todo el sistema nervioso. Te mostramos algunos ejemplos de plantas aparentemente inofensivas, pero que podrían matarte.

Árbol Manchineel

Este árbol en particular es originario de Florida y crece en el Caribe y en América del sur. Está reconocido como el más peligroso el mundo, dado que prácticamente toda su composición es perjudicial para el ser humano. Sus frutos son conocidos en castellano como "la manzanilla de la muerte", os podéis imaginar por qué. Además de eso, su savia era utilizada en la antigüedad para envenenar flechas, y el solo roce con la piel causa una erupción muy dolorosa que puede durar semanas.

Flor Aconitum

Esta planta de hoja perenne crece en los prados de las montañas del hemisferio norte. Como el árbol Manchineel, también fue utilizada en la antigüedad para envenenar flechas, pero sus propiedades son distintas. Esta planta contiene grandes cantidades de pseudaconitina, una toxina que puede paralizar a un animal en cuestión de segundos. Si un ser humano tocara esta flor y tuviese cortes en las manos, la toxina entraría en su torrente sanguíneo y afectaría su corazón muy rápidamente, causando arritmia o parálisis.

Pino de Bunya

Este gigantesco árbol, originario de las selvas y montañas australianas mata de una forma bastante distinta a los anteriores. Este árbol no contiene toxinas ni veneno, pero en él crecen piñas que pueden llegar a pesar los diez quilos. Si a esto le sumamos que el árbol puede alcanzar los 40 metros de altura, ya os podéis imaginar cuál es el peligro. En Australia se han registrado tantas muertes causadas por el desprendimiento de estas piñas, que en diciembre y marzo, meses donde florecen estos frutos, muchos parques permanecen cerrados.

Rosal Pea

Esta planta se trata de una enredadera perenne proveniente de las selvas de climas tropicales. Su fruto es uno de los más peligrosos de la madre naturaleza, esta planta genera unas pequeñas semillas rojas que contienen una tóxica llamada "abrina". Es tan venenosa que una sola semilla puede matarte en menos de 36 horas si no se trata el envenenamiento. Por suerte, este fruto está cubierto con una gruesa capa aislante que protege al núcleo, que es lo realmente peligroso.

La serpiente blanca

Es una hierba perenne nativa del este y centro de América del Norte que fue responsable de la muerte de miles de colonos europeos en el siglo XIX. Por aquel entonces, muchas vacas se alimentaban de esta hierba, que contamina y envenena su leche. La toxina proveniente de la planta, llamada "tremetol" se transmitió a los seres humanos a través del consumo de leche de vaca y causó innumerables muertes. Entre los síntomas figuran vómitos, temblores, insuficiencia hepática, estreñimiento, delirio y eventualmente la muerte.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
12-08-2018 / 15:27
Plantas venenosas por todas partes
Puntuación 9

También te puede matar la adelfa, y tenemos parques, y carreteras llenas de ellas. Por no hablar de plantas de interior, como la dieffenbachia, croton, flor de pascua........muy tóxicas.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.