Buscar

La Sagrada Familia y otros lugares emblemáticos no eran tan diferentes hace 100 años

13/08/2018 - 13:46
  • Resulta increíble ver en perspectiva los cambios que han sufrido ciertos iconos mundiales
  • Se conservan monumentos con 4500 años de antigüedad, como la Esfinge de Giza
Imagen: iStock

Un monumento, edificio o estatua puede llegar a convertirse en el sello identificativo de todo un país. Con el paso del tiempo, este tipo de construcciones van poco a poco deteriorándose, pero acaban conservando la esencia original de cuando fueron construidas e inauguradas.

Resulta increíble ver en perspectiva los cambios que han sufrido ciertos iconos mundiales tras el paso de cien años, y más sorprende todavía darse cuenta de que no han cambiado tanto. Estos son algunos ejemplos de los más curiosos.

La Torre Eiffel

La estructura de la Torre Eiffel se completó en 1889, con motivo de exhibición para la Feria Mundial de París. El monumento pretendía ser algo temporal, pero se le acabó encontrando utilidad como estación de comunicación de radiotelégrafo. Desde ese momento, la Torre Eiffel se ha convertido con el tiempo en el monumento más emblemático de toda Francia. En el año 1900 se observaba al fondo el Palacio del Trocadero, que perduró a espaldas de la torre hasta 1937, cuando fue sustituido por el "Palais de Chariot" para la Feria de París de ese año.

El Monte Rushmore

Conocido como el "Santuario de la democracia", el Monte Rushmore comenzó a esculpirse en 1927 en las Black Hills de Dakota del Sur y se terminó en 1941. Utilizando el diseño del escultor "Gutzon Borglum", las caras de los diversos presidentes americanos fueron esculpidas en piedra usando dinamita, un procedimiento altamente peligroso y arriesgado que sorprendentemente no dejó ni un solo muerto. A día de hoy, a pesar del paso del tiempo, los rostros de Washington, Jefferson, Roosevelt y Lincoln son perfectamente reconocibles.

Esfinge de Giza

Es uno de los monumentos más antiguos que se conservan, se desconoce el año exacto de su construcción, pero se estima que la Esfinge de Giza tiene alrededor de 4.500 años. Durante mucho tiempo, la esfinge estuvo prácticamente enterrada bajo la arena de Egipto, solamente asomando parte de la cabeza. Los arqueólogos y egiptólogos dedicaron muchos años a tratar de desenterrarla, el primer intento se dice que tuvo lugar en 1817, pero fracasó. Finalmente, la enorme figura fue excavada completamente por el arqueólogo egipcio Selim Hassan a fines de la década de 1930 y, hoy en día, conserva totalmente su encanto.

La Estatua de la Libertad

La Estatua de la Libertad fue un regalo de los franceses a los estadounidenses en 1886 para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de Estados Unidos, y desde entonces, se ha convertido en un poderoso símbolo en los EEUU. Poco ha cambiado Lady Liberty con el paso del los años, pero hace un siglo todavía estaba permitido al público subir hasta la antorcha, cosa que ahora está prohibida. Sin embargo, todavía se puede subir a la corona y disfrutar de las vistas de Nueva York.

La Sagrada Familia

La Sagrada Familia se ha convertido en el símbolo arquitectónico más importante de toda España. El promotor de la construcción de la Sagrada Familia fue Josep Maria Bocabella i Verdaguer en 1866, pero una de las cosas que más atrae a los turistas es la participación de Gaudí en su construcción. En 1883, Gaudí se hizo cargo del proyecto y lo transformó según su peculiar estilo arquitectónico, combinando el Gótico con formas propias del Art Nouveau. El resultado puede visitarse en Barcelona, y a pesar del paso de los años, sigue siendo impresionante.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0