Buscar

¿Por qué tu gato decide ignorarte cuando lo llamas?

31/08/2018 - 13:07
  • Es muy probable que alguna vez te hayas preguntado por qué hacen esto
Imagen: iStock

Este es un escenario al que todo dueño de gato se ha enfrentado alguna vez. Lo llamas porque quieres dormir con él, porque te preguntas dónde está o porque quieres comprobar si está bien. Y, sin embargo, no obtienes absolutamente ninguna respuesta, incluso cuando tu voz está al alcance del oído de tu amigo de cuatro patas.

Si eres de esas personas que ha pasado mucho tiempo buscando a su gato, llamándolo por su nombre para saber dónde está -para en realidad descubrir que estaba sentado cerca tuyo-, probablemente te hayas preguntado por qué hacen esto. Afortunadamente para ti, hay un motivo. Hoy responderemos la pregunta de por qué tu gato te ignora cuando lo llamas.

Es bien sabido que convivir con un gato a veces puede ser hilarante y desesperante al mismo tiempo. La independencia y la falta de atención del felino para responder de la manera en que lo haría un perro hacen que un gato sea un gato. No obstante, gran parte de este problema es que no comprendemos a nuestros amigos de cuatro patas y cómo se comunican.

Mientras que los seres humanos nos comunicamos constantemente con todo tipo de sonidos y gestos, los gatos rara vez lo hacen. Es decir, los felinos solo "hablan" cuando quieren algo, como comida o atención, o particularmente para aparearse o para reflejar satisfacción, tranquilidad, preocupación, miedo o incluso ira.

Tiene que entender la orden y asignarle un valor

Cabe decir que tú, como propietario y dueño, eres su padre / madre. Tu relación con el animal, a ojos de tu gato, incluye muchas de las mismas conexiones que los felinos tienen en vínculo con su madre cuando son pequeños.

Las madres de los gatos tienden a vocalizar un tono en específico para alertar sobre un peligro o para encontrar a un minino que se ha desviado de la camada. Ergo, cuando llamas a tu gato es poco probable que responda porque no perciben una amenaza y saben que no están perdidos. Para ellos, el hecho de que quieras que hagan algo no es motivo suficiente en sí mismo: tiene que entender por qué quieres que vaya al sitio donde estás y asignarle un valor.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.