Buscar

Cinco productos de limpieza que jamás deberías mezclar en casa

16:01 - 2/09/2018
  • No son pocos los que piensan que si funciona, combinarlo con otro lo hace mejor
  • Pueden causar gases tóxicos u otras reacciones químicas, lo cual es peligroso
Imagen: iStock

Cuando te remangas para hacer la limpieza general de casa todas las semanas, es fácil sacar el lado creativo para combinar algunos productos. Pero antes de jugar a ser químico, ten cuidado: no son pocas las personas que piensan que si un producto funciona, mezclarlo con otro lo hace aún mejor.

Sin embargo, detrás de esto hay una verdad aterradora. Ciertos productos de limpieza que son seguros cuando se usan solos, pueden causar gases tóxicos u otras reacciones químicas cuando se combinan. Incluso si estás mezclando artículos que no son peligrosos, nunca puedes estar seguro de qué efecto pueden tener dos productos en una superficie o tela.

Además de leer las etiquetas de advertencia e ingredientes antes de utilizar cada producto de limpieza, nunca mezcles estos.

1. Bicarbonato de sodio y vinagre

Aunque estos productos de despensa son muy prácticos para una multitud de cosas cuando se utilizan solos, tanto el bicarbonato de sodio como el vinagre se deben evitar mezclar. Juntos conforman un ácido; si se almacena en un recipiente cerrado, la combinación puede llegar a explotar.

2. Amoníaco y blanqueador

El amoníaco y el blanqueador producen un gas tóxico llamado cloramina. Si se inhalan estos vapores puede causar problemas respiratorios y quemaduras en la garganta. Asegúrate de leer las etiquetas de los productos de limpieza antes de mezclarlos para evitar este tipo de accidentes.

3. Lejía y alcohol etílico

¿Has oído hablar del cloroformo? Pues bien, aunque en realidad esta combinación no siempre hace que te desmayes, puede ser irritante y extremadamente tóxica. Establece una regla para nunca mezclar lejía con nada que no sea agua corriente. Incluso con otros productos, como limpiadores para inodoros o cristales, pueden tener ingredientes que no se deben mezclar nunca con lejía.

4. Blanqueador y limpiador para inodoro

Si mezclas lejía con un limpiador para inodoros con una fórmula ácida, puede liberar una serie de gases tóxicos que causarán problemas respiratorios y ojos llorosos.

5. Desatascadores

Probablemente tengas desatascadores para las diferentes tuberías. Pues bien, no los mezcles entre ellos. Si el desagüe está totalmente obstruido, es posible que tengas la tentación de hacerlo, pero esto puede provocar la liberación de cloro gaseoso e incluso desencadenar una explosión. Evita a toda costa combinar desatascadores y usar uno después de otro.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.