Buscar

¿Vivir dentro de una cueva? Probablemente sea mejor de lo que esperabas

5/09/2018 - 10:03
  • Esta cueva esconde un lujoso hotel en su interior
  • La noche se cobra a 1200 dólares aproximadamente
Imagen: Mallory Gallery

Aunque te pueda parecer horrible la idea de vivir bajo tierra y entre las rocas, la Beckham Creek Cave, en Arkansas puede que haga cambiar drásticamente de opinión.

Esta cueva fue acondicionada para construir un refugio antibombas años atrás, y ahora se ha convertido en un hotel de lujo. Pese a que normalmente se escucha la expresión de "vivir bajo un puente" o "vivir en una cueva"como algo negativos, mucha gente paga enormes cantidades de dinero por quedarse tan solo unos días en esta lujosa cueva.

La noche de estancia ronda el precio aproximado de 1200 dólares, y su alquiler poco a poco se va popularizando en Hollywood, ya que es el escenario perfecto para representar la guarida de algún malévolo millonario. En total, este lujoso hotel puede acomodar hasta ocho huéspedes, cuyas habitaciones se reparten entre sus laberínticos pasillos, cubiertos de estalactitas y estalagmitas. La propiedad está en venta, y la puja sigue abierta actualmente por 2,75 millones de dólares.

El gerente del hotel, Rayne Davidson, habla de cómo fue el proceso mediante el cual un refugio de guerra acabó convirtiéndose en un hotel de lujo. Explica que casi echan la estructura abajo debido a problemas con el riego de agua. Las lluvias van desgastando la estructura superior, y llegó un momento en el pasado en el que el riesgo de desprendimiento era demasiado alto. Por suerte, se llevó a cabo un reacondicionamiento completo y se solucionó el problema del agua por completo.

El flujo de agua corriente que abastece al hotel proviene también de la propia tierra, donde pasa un riguroso proceso de retención y purificación. El agua desechada, viaja por debajo de la cueva y desemboca al lado de una especie de piscina, cerca de la entrada principal. La casa viene equipada con todos los electrodomésticos para satisfacer a todo tipo de huésped, y parece el lugar idílico para desaparecer durante unos días.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.