Buscar

¿Cómo funcionan realmente las sustancias placebo?

13:18 - 14/09/2018
  • Activan mecanismos en nuestro cerebro que hacen que nos sintamos mejor
  • Esta popular píldora o inyección refleja un cambio positivo en la persona que lo toma
Imagen: iStock

A pesar de llevar el rótulo de "falso", es bien sabido que las sustancias placebo activan mecanismos en nuestro cerebro que hacen que mágicamente nos sintamos mejor. Aunque es un elemento sin ningún principio farmacológico activo, esta famosa píldora o inyección permite reflejar un cambio positivo en la persona que lo está tomando.

El poder de la mente a veces escapa de nuestra comprensión. La idea de que tu cerebro pueda convencer a tu cuerpo de que un tratamiento falso es real, es simplemente increíble. Y además, la comunidad científica ha descubierto que, en las circunstancias adecuadas, un placebo podría ser tan efectivo como los fármacos tradicionales.

La gran duda de todo esto es cómo funcionan realmente las sustancias placebo. Este efecto es más que un pensamiento positivo, creer que un fármaco o procedimiento funcionará. Se trata de una conexión entre el cerebro y el cuerpo y cómo trabajan juntos. Eso sí, de más está decir que estas sustancias no reducen el colesterol ni combaten virus como la gripe.

Es importante remarcar que los placebo hacen que te sientas mejor, pero no curan milagrosamente. Asimismo, se ha demostrado innumerables veces que son especialmente efectivos en afecciones como el dolor de cabeza, malestar general, insomnio relacionado con el estrés, fatiga o náuseas.

¿Cómo funcionan?

En primer lugar, las expectativas de un paciente sobre si un medicamento funcionará o no son fundamentales para el efecto placebo. Se podría decir que es instintivo, ya que si te lo receta un médico, acrecentará las probabilidades de su efectividad. Incluso el color y el tamaño de las píldoras han demostrado en varios estudios que afectan al poder del fármaco "falso".

Otro factor es si un individuo ha tenido experiencia previa con la forma de tratamiento y ha desarrollado lo que algunos llaman "una expectativa consciente" de que la píldora volverá a funcionar. Es decir, cuando mayor es la confianza, mayor es el efecto placebo.

Cada pensamiento, emoción y sentimiento que tenemos tiene un sustrato biológico. Se ha demostrado que el cerebro de las personas a las que se le administran placebos como analgésicos, liberan opiáceos de origen natural, que proporcionan un alivio real de dolor.

De hecho, los placebos pueden funcionar incluso cuando los sujetos saben que están tomando un placebo. Este fue el caso de un estudio que involucró a pacientes con síndrome del intestino irritable, en el que científicos descubrieron que administrar píldoras a los pacientes marcadas claramente como placebos reducen significativamente la gravedad de los síntomas.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
15-09-2018 / 18:02
depaseo vengo
Puntuación -1

En primer lugar la misma noticia lo dice, el placebo no tiene ningún efecto terapéutico, por lo que los resultados positivos hay que buscarlos en otra parte, y esa parte es la creencia del paciente de que está siendo tratado para resolver un problema de salud, también es la parte en la que la confianza en la persona/as que le atienden genera confianza en el, sin olvidar que las personas también disponen de un campo de energía, que puede verse potenciado por la energía que le aporten otras personas, o por la energía del entorno.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.