Buscar

Te explicamos por qué nunca debes retener una flatulencia

19:30 - 15/09/2018
  • No son algo que queramos expulsar cuando nos encontramos en compañía
  • Es un impulso natural que en caso de evitarse, puede tener consecuencias negativas
Imagen: iStock

A pesar de que no son peligrosas ni mortales, las flatulencias no son precisamente algo que queramos expulsar cuando nos encontramos en compañía, inclusive frente a esa persona que conoce todos tus defectos, como tu pareja.

Como alternativa, lo más seguro es que aguantas las ganas durante horas hasta que te quedas solo/a o hasta que entras al servicio. Mientras somos niños todo está permitido y hasta es una muestra positiva de que después de hacerlo no se tendrá dolor de estómago.

No obstante, desde que llega la adolescencia en adelante, las cosas cambian y esta función corporal se convierte en mala educación. Y aunque es un impulso natural, lo evitamos a toda costa cuando estamos acompañados.

Somos humanos y nos deshacemos de los gases acumulados en el interior del cuerpo en forma de eructo o flatulencia. Es una ocurrencia ordinaria que a menudo se convierte en algo doloroso que puede tener consecuencias negativas. Es por ello que hoy explicaremos algunos de los motivos por los que no deberías retener las ganas de expulsar una flatulencia.

Es malo para el colon

Uno de los problemas más importantes con los que debes ser consecuente si retienes una flatulencia por mucho tiempo, es la obstrucción grave en el colon. El recto puede llegar a desarrollar una afección llamada diverticulitis que aumenta el riesgo de la aparición de pequeñas bolsas que se hinchan como un globo. En caso de que haya alguna debilidad en las paredes, podría estallar.

Presión en el sistema intestinal inferior

Puede ser una de las más evidentes, pero también la más dolorosa de todo el proceso. El hecho de retener una flatulencia es ejercer una una gran presión sobre el sistema intestinal inferior, lo que produce dolor e incomodidad en el abdomen.

Te sientes hinchado todo el tiempo

¿Te hace sentir incómodo/a la hinchazón? Las flatulencias son una forma en que tu cuerpo indica la presencia de gas en el cuerpo que necesita ser liberado. Esto a menudo se experimenta poco después de haber comido. Si no se expulsa el gas, puede provocar dolor de estómago y malestar.

La flatulencia puede ser reabsorbida por el cuerpo

Mantener una flatulencia a la fuerza puede aumentar las posibilidades de que el cuerpo absorba los gases en lugar de liberarlo. Cuando se absorben estos gases (los cuales están compuestos de oxígeno, hidrógeno, dióxido de metano, carbono, nitrógeno y partículas aerosolizadas de excrementos) se presenta el riesgo de padecer alguna enfermedad gastrointestinal.

Estruendos en el estómago

Cuando tienes hambre o estás deshidratado, tu estómago retumba y hace ruidos extraños. Cuando nos aguantamos una flatulencia ocurre lo mismo: el gas comienza a moverse hacia arriba y provoca ruidos. Esto, según en qué momento, podría ponerte en una situación un tanto embarazosa.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 4

#1
16-09-2018 / 11:13
¡¡Ojo, eh!!
Puntuación 5

¿Por qué la foto es de una mujer y no de un hombre o de ambos? ¡¡Como se enteren las feministas, os cierran el periódico!!

#2
23-09-2018 / 19:13
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 4

Me encantan las mujeres que se tiran pedos sonoros en el supermercado, en el metro y en el autobús. xD

#3
23-09-2018 / 19:15
K-brones del Lago Ness
Puntuación 2

Excelente fotografía. Jajajajaja. Los hombres jamás nos hemos tirado un pedo. Solo las mujeres son expertas en eso. Jajajajajaja. Me encantan las mujeres pedorras. Jajajajaja.

#4
23-09-2018 / 19:17
HUMORISTA EMPEDERNIDO
Puntuación 1

¿De qué murió Cristóbal Colón? De cáncer de colon. xD

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.