Africa

Al Sisi advierte: los Hermanos Musulmanes no existirán bajo su gobierno

El candidato presidencial egipcio Abdelfatá al Sisi, antiguo jefe de las Fuerzas Armadas, ha revelado este lunes que si finalmente vence las elecciones no permitirá la existencia de la organización islamista Hermanos Musulmanes, el principal partido del país y catalogado actualmente como organización terrorista.

Al Sisi ha concedido una insólita entrevista a dos cadenas de televisión egipcias, y en ella ha zanjado cualquier posible reconciliación con la Hermandad. "Los egipcios rechazan la reconciliación con Hermanos Musulmanes", ha defendido.

Asimismo, ha afirmado que el alto cargo de la formación Jairat el Shater "amenazó en junio de 2013 con la posibilidad de que milicianos extranjeros entraran al país si le ocurría algo al derrocado presidente Mohamed Mursi".

"Le dije que si alguien se levantaba en armas contra Egipto sería borrado de la faz de la tierra", ha indicado Al Sisi, quien encabezó el golpe de Estado que derrocó en julio de 2013 a Mursi, quien un año antes se había convertido en el primer presidente electo de la historia del país.

"No hablo mucho, y no me puse del lado de millones (de personas) por estar interesado en el poder", ha añadido, en referencia a su papel en el golpe contra Mursi, según ha recogido el diario egipcio 'Al Ahram'.

Por otra parte, ha hecho referencia a la insurgencia islamista surgida en el Sinaí, vinculada a la formación Ansar Bait al Maqdis, que asegura estar inspirada en la organización terrorista Al Qaeda, y ha asegurado que las operaciones militares han ido despacio para reducir el número de bajas entre la población civil.

Al Sisi ha apuntado además que ha sobrevivido a "dos intentos de asesinato". "Creo en el destino. No tengo miedo", ha dicho, sin dar detalles sobre cuándo se llevaron a cabo dichos intentos.

Respecto a su decisión de presentarse a las presidenciales, el exjefe del Ejército ha asegurado que dio el paso cuando percibió "intentos para destruir el estado" y "el llamamiento de la población" en favor de su candidatura.

Así, y tras asegurar que su deseo es ser como el expresidente egipcio Gamal Abdel Nasser (1956-1970), ha recalcado que tomará "cualquier decisión necesaria para proteger el país del terrorismo".

En este sentido, ha defendido la controvertida ley sobre manifestaciones aprobada por el Gobierno interino en noviembre de 2013 asegurando que las manifestaciones "irresponsables" amenazan al Estado.

Al Sisi dimitió como ministro de Defensa y jefe del Ejército para competir por la Presidencia en las elecciones del 26 y el 27 de mayo. Tendrá en frente a un único candidato, el político de izquierdas Hamdeen Sabahi, que quedó tercero en los comicios ganados por Mursi en el año 2012.

La figura de Al Sisi ha sido ensalzada en los últimos meses por el Gobierno y algunos sectores del país, que le han presentado como una figura con respaldo popular y con capacidad para encabezar los esfuerzos para estabilizar el país y devolver la seguridad en todo el territorio, en medio de los últimos ataques terroristas.

Por contra, el jefe del Ejército y ministro de Defensa no cuenta únicamente con la oposición de Hermanos Musulmanes y otros grupos afiliados, sino también de grandes sectores de los revolucionarios, que le consideran una figura represiva y vinculada con los métodos de la cúpula militar de Mubarak.

Asimismo, las constantes críticas de diversas ONG internacionales contra el Ejecutivo interino por sus medidas represivas contra los manifestantes y los opositores y su decisión de catalogar a Hermanos Musulmanes como organización terrorista, han empañado el proceso de transición.

Las fuerzas de seguridad han matado a miles de seguidores de la organización islamista y unos 400 militares y policías han muerto, muchos de ellos en ataques de milicianos islamistas en la península del Sinaí, que hace frontera con Israel y la Franja de Gaza.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin