Africa

Cuatro terroristas y un militar maliense muertos en un ataque en Tombuctú

Lugar del ataque. Imagen: Efe

Cuatro presuntos yihadistas y un militar maliense murieron en el ataque terrorista llevado a cabo hoy en la ciudad de Tombuctú, en el norte de Mali, donde también se produjeron cinco heridos, entre civiles y militares, según un comunicado del ministerio de Defensa de Mali.

Tras varias horas de confusión sobre los hechos, a primera hora de la tarde se supo que varios cohetes cayeron en torno a las 06:00 (misma hora gmt) sobre una base de los "cascos azules" de la Minusma, así como sobre un puesto de control del Ejército regular maliense en Kembara, a las afueras de la ciudad.

Tras la confusión creada por los cohetes, cuyas explosiones se oyeron en buena parte de Tombuctú y sembraron el pánico, grupos de terroristas se infiltraron en la ciudad, y fueron perseguidos por los cascos azules nigerianos por lo que se refugiaron en un antiguo cuartel de la ONU, situado cerca de la sede del gobierno local.

Allí se desató un intenso tiroteo en el que murieron cuatro de los atacantes y un militar maliense, en tanto que tres soldados y dos civiles resultaron heridos.

Uno de los presuntos yihadistas murió en realidad cuando trataba de activar un explosivo, precisaron las fuentes, que añadieron que no se descarta que otros atacantes hayan logrado huir o se escondan dentro de la ciudad.

Tombuctú estuvo durante varias horas del día bajo un toque de queda no oficial, con todos los comercios y cafés cerrados, mientras que de la ciudad no partía ni llegaba ningún transporte, por tierra o aire.

Estos ataques tienen lugar al día siguiente de que la ciudad viviera una emotiva jornada de homenaje y consagración de los mausoleos de la ciudad destruidos por los yihadistas en 2012 y reconstruidos posteriormente con ayuda de la UNESCO.

Los yihadistas, que consideran los mausoleos y las visitas a las tumbas como contrarios a su visión rigorista del islam, fueron supuestamente desalojados del norte de Mali a fines de 2012, pero al parecer lo que hicieron fue abandonar los centros urbanos y refugiarse en el desértico norte del país.

Allí, varios grupos yihadistas, entre los que destaca Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) mantienen una intensa actividad que tiene en jaque al gobierno y a la Misión de la ONU (Minusma).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin