Baloncesto

La última lección del baloncesto en medio de la tragedia de Serbia

La mítica Hala Pionir convertida en un refugio de emergencia | Reuters

Hace tiempo que no pasaba por aquí. Vuelvo a pedir disculpas. El baloncesto en Serbia no para y mi trabajo, tampoco, más si cabe en los últimos días en los que las inundaciones han asolado este país. Y nadie es ajeno a ello. Ni siquiera el deporte.

La mítica Hala Pionir de Belgrado, el mítico templo del baloncesto balcánico, para mí el mejor pabellón de baloncesto del mundo, se ha convertido en los últimos días en un refugio improvisado para miles de personas que lo han perdido todo. Literalmente. Todo.

Algo parecido pasa con el Belgrado Arena, el recinto deportivo cerrado más grande de todo el país se ha quedado minúsculo para acoger a tanto y tanto necesitado de ayuda.

También a los voluntarios que llenan sus pasillos, esos donde han paseado antes de grandes partidos los mejores baloncestistas de Europa. La solidaridad y capacidad de esfuerzo de los serbios me sigue sorprendiendo.

Luchan sin parar. Siempre. Perder la sonrisa está vetado para ellos. Y eso lo estoy notando en mi propia piel. Este verano los cambos de Belgrado BasketBall, mi empresa de turismo deportivo, vuelve a España para llevar la metodología serbia a todos aquellos niños que quieran empaparse del mejor baloncesto europeo y, de paso, aprender inglés con los técnicos de cantera del Estrella Roja.

En Madrid estaremos del 23 al 28 de junio en Torrejón de Ardoz. En Barcelona, del 30 de junio al 7 de julio y del 7 de julio al 12 del mismo mes. Son, por lo tanto, campus que están a la vuelta de la esquina. El trabajo estos días es frenético.

Pues bien, pese a la tragedia que asola Serbia, pese a lo duro que está siendo recuperarse de tan tremendo golpe, todos los serbios implicados en estos proyectos lo están dando todo, más si cabe para demostrar a España y a los españoles que éste es un país por el que merece la pena esforzarse.

No son una gente dedicada a matarse los unos a los otros (como se piensa en España). Son mucho más. Por eso les admiro tanto.

Con este pequeño ejemplo me están enseñando que los valores de lucha en el deporte son, en definitiva, los valores de vida.

Por cierto, si queréis informaros sobre cómo apuntaros al campus, aquí os dejo un pequeño vídeo de explicación.

Relacionados

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin