Blogs

Curiosidades de Francfort: la crisis, de carreras

Esta 63º edición del Salón del Automóvil de Francfort va a pasar a la historia por la presencia casi abusiva de los coches eléctricos en una proporción muy alta con respecto a los tradicionales. Demasiado alta si hacemos caso de los “gurús” del sector (en muchos casos, los mismos que no supieron anticiparse al descalabro económico) que afirman que en el 2020 no superarán el 5% del mercado. Y si hacemos caso al ministro Sebastián en sus cálculos, España se va a convertir en un auténtico líder mundial en este terreno…

Pero esto es lo que está apareciendo en casi todos los medios de comunicación: la “electrificación” del Salón y, por ende, de la industria automovilística. Y sin embargo, ha habido otros curiosos signos que también marcan un antes y un después. Nunca antes en ningún Salón del Automóvil, y llevo más de 30 años siguiéndolos, había visto tal cantidad de coches de carreras. ¿O los coches que llevan un número en la puerta ya no son de carreras? Que alguien me lo aclare porque, si lo son, vaya pedazo de campeonato que pueden montar, con un auténtico récord de inscripciones.

En todo caso, me ha parecido que deben correr algo así como en dos categorías distintas. Unos, con números redondos, normalmente entre el 80 y el 130 (las emisiones en gramos por kilómetro), otros, con curiosos decimales (lo increíblemente poco que pueden llegar a gastar). En fin, un par de colegas me sacaron de mi ensoñación “carrerística” haciéndome notar la cruda realidad.

Eso sí, nadie explica que para consumir tan poquito y contaminar lo mínimo, las cualidades de los motores bajan de manera exponencial, así que mejor no se comenta demasiado las aceleraciones, importantes para conocer cómo de rápidos van a ser nuestros adelantamientos.

Dejemos de momento la tan manida ecología y veamos otras curiosidades. Por ejemplo, ¿qué fue de los fabricantes chinos? Han desaparecido del mapa como por ensalmo, cuando salón tras salón amenazaban con un desembarco masivo en Europa, América o donde los dejen.

Naturalmente, los últimos acontecimientos eran noticia en Francfort. La compra-venta de Porsche y VW (ya no sabemos quien compra a quien y, sobre todo, quien manda) nos llevaba a asistir a un curioso acto del grupo Volkswagen el día anterior al comienzo de la apertura a la prensa del Salón. En él, aparecían las principales novedades de un gran grupo al que cada vez más se le nota un exceso de marcas (VW, Seat, Skoda, VW Vehículos Industriales, Audi, Bentley, Bugatti, Lamborghini, Scania…) ¿Y Porsche?. Su nuevo mandamás salía al estrado (para hablar con el “dios” Martin Winterkorn) y sus coches eran mostrados en video, no como los demás “in situ”, sin que nadie nos supiera dar una explicación medianamente lógica.

Más curiosidades relacionadas con las recientes adquisiciones era la presencia “desgajada” de Saab de General Motors… pero su reciente comprador Koenigsegg no acudía al Salón con su stand, cuando sí estaba previsto que lo hiciera. Y lo mismo podemos decir de Opel, dado que, a pesar de una importante presencia de fabricantes en el ámbito de la “industria auxiliar”, Magna estaba ausente…

Share and Enjoy:
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Mixx
  • Google

Una respuesta a “Curiosidades de Francfort: la crisis, de carreras”

  1. zaca dice:

    Esperemos que esos gurús se vuelvan a equivocar. Pero esta vez hacia algo positivo y el porcentaje de híbridos, eléctricos o no contaminantes sea mucho más alto en 2020. En cuanto a los chinos, o se adaptan rápido a esta nuevas demandas (que lo harán, no le quepa duda) o acabarán comprando alguna gran empreasa occidental…

Deja tu respuesta